El clima en Neuquén

icon
Temp
83% Hum
La Mañana panaderos

Panaderos denuncian aprietes por tener precios muy bajos

Venden el felipe a $100 pesos y lo bajan a $65 para quienes compran tres kilos o más. Aseguran que los intimidan y también cuestionaron al Municipio.

Por vender el pan más barato los dueños de una fábrica mayorista denunciaron que deben soportar el reproche de colegas que insisten en que deben equiparar el precio al del resto de la competencia. También cuestionaron las constantes inspecciones del Municipio.

“Nosotros queremos que nos dejen trabajar en libertad y que se terminen el hostigamiento y las amenazas”, resaltó Rodrigo García, el joven propietario, junto a su hermano Jesús, de la panificadora La Nacional.

Te puede interesar...

Los problemas con otros comercios surgieron cuando resolvieron fijar el kilo de felipe y ayuya a 100 pesos, pero con una oferta que permite llevar tres kilos de pan casi al mismo valor de un kilo en otros locales. Quienes compran tres kilos o más pagan $65 por cada uno.

Primero comenzaron a recibir la queja de otros panaderos, disconformes con la generosa oferta. Al principio fueron sugerencias amables, aunque luego se transformaron en mensajes anónimos con tono de amenazas e intentos por desprestigiarlos en redes sociales.

Al mismo tiempo, aseguraron que han sido objeto de constantes inspecciones municipales, que les hacen sospechar que tienen la misma raíz.

“Hace quince días vinieron tres veces en una semana. Y el jueves estuvieron otra vez”, aseveró el muchacho, quien resaltó que han cumplido con todo lo requerido.

“Vienen y como ven que está todo bien, los inspectores no saben qué poner en las actas”, agregó.

García dice que quieren reunirse con el intendente Claudio Di Tella para plantearle el reclamo.

El panadero explicó que vender a 65 pesos el kilo les deja un margen menor de rentabilidad, y que es una decisión basada en la libre competencia.

En su caso, la diferencia la logran en el mayor volumen de producción diaria, y el secreto está en el moderno equipamiento con que cuentan en las diferentes etapas del proceso. Tienen todo automatizado con maquinaria flamante y de primer nivel, desde el amasado, pasando por la cocción y el envasado.

El establecimiento fue montado hace alrededor de seis meses, en la etapa más dura de la cuarentena, y es una apuesta grande dada la elevada inversión que dispusieron.

Los comerciantes son oriundos de General Conesa, donde sus padres se dedican a la panificación desde hace décadas, por lo que conocen el oficio.

Llegaron a la ciudad por un proyecto familiar y generan media docena de puestos de trabajo.

Los principales clientes que poseen son despensas y pequeños locales de los sectores barriales más populares, quienes gracias al bajo costo logran mayores ingresos. “Con nosotros han reactivado su economía porque les damos un mayor margen de ganancias, y además les ofrecemos un producto de buena calidad”, dijo Rodrigo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.0606060606061% Me interesa
15.151515151515% Me gusta
3.030303030303% Me da igual
0% Me aburre
75.757575757576% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario