Para el juez, el ginecólogo nunca tuvo intención de practicar la ILE

El juez Álvaro Meynet afirmó que el ginecólogo obstruyó el aborto de la joven víctima de violación y dilató la práctica.

El juez Álvaro Meynet declaró culpable al ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra por incumplimiento de los deberes de funcionario público al obstruir un aborto no punible a una joven víctima de violación. La Defensa del médico adelantó que va a impugnar, y le quedan tres instancias para evitar la condena.

Meynet emitió su veredicto seguido de la argumentación que duró alrededor de 14 minutos. Dijo que cuando el embarazo fue producto de una violación, se presume peligro para la salud física, psíquica y social, y en este caso se debe cumplir los siguientes requisitos para la interrupción: consentimiento informado de la mujer embarazada, y declaración jurada expresando que el embarazo fue producto de una violación.

Te puede interesar...

"Durante los hechos Rodríguez Lastra no estaba en el registro de objetores de conciencia. Puede inferirse que el acusado no tenía una posición pública contraria a la práctica del aborto al menos en los casos atendidos en la ley. Se lo acusa de no haber provista una prestación médica profesional en el marco legal aludido al que está obligado", expresó Meynet.

Dijo que quedó probado que previo al 2 de abril del 2017 a través de un contacto telefónico, el acusado exigió un requisito no establecido por ley y que el nosocomio no tenía los recursos para realizarlo (informe psiquiátrico)."Fue una maniobra dilatoria", aseguró el juez.

Afirmó que el médico pudo realizar la práctica pero tomó una conducta contraria. "En ningún momento le informó la imposibilidad de la práctica. Hay un claro indicio de mentira, porque el acusado sostiene que le informó a la paciente, y ella lo niega rotundamente. Se le suma la administración de fármacos para revertir el proceso iniciado por la paciente, por lo que el acusado nunca tuvo la menor intención de efectuar la práctica que le reclamaba la paciente", relató Meynet.

El juez negó la posibilidad de "violencia obstétrica", pretendido por la Fiscalía. Sobre el comentario del bebé nacido por parte de la Defensa, Meynet dijo que fue un fundamento extraño y que no fue adecuado.

"La sentencia que se dicte no decide sobre la vida del feto sino sobre la salud de la madre. Para reconocer el daño hay que asumir que la experiencia traumática sólo puede ser vivida por una mujer", finalizó Meynet.

"La decisión la tomó una joven mujer ultrajada que acudió al sistema público de salud de la provincia en busca de una respuesta que le fue negada por al conducta del acusado", expresó Meynet sobre la ingesta de pastillas de Oxaprost.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído