El clima en Neuquén

icon
16° Temp
40% Hum
LMNeuquen #InteriorDeLaPandemia

Parque Eólico: la empresaria que solucionó la demanda habitacional en Piedra del Águila

Los trabajadores que llegaron saturaron la capacidad de alojamiento de la localidad. La veta que vio una mujer y una inversión que cubrió las camas que faltaban.

Natalia Tapia vive en Piedra del Águila y notó que la localidad tenía un problema. A partir de la construcción del Parque Eólico en 2019, la capacidad hotelera se saturó y esta empresaria de 43 años hizo una gran inversión: alquiló casas de la ciudad, las remodeló y las rentó a las empresas que vinieron. “Así logramos dar abasto a la demanda”, contó a LM Neuquén.

El gran cambio que hubo comenzó el año pasado. “En abril, cuando empezaron a llegar los trabajadores”, recordó Natalia, quien tiene una empresa con su nombre. Ella asesora a los pequeños y medianos comerciantes en asuntos contables y seguros, y da apoyo logístico y servicios a las empresas más grandes que desembarcan de forma temporal en la ciudad.

Te puede interesar...

En su página oficial ofrece más de 13 servicios que van desde la Jardinería, hasta el asesoramiento impositivo. Muchos de ellos los comenzó a partir de las demandas que llegaron en abril cuando se puso en marcha el primer parque eólico de la provincia.

“El mayor problema fue la capacidad hotelera”, había examinado y encontró la solución: alquiló casas a sus vecinos, las remodeló, las equipó y las rentó a las empresas. “Así ganamos todos”, contó.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (2).jpeg

Antes y después del Parque Eólico

Piedra del Águila es conocida como una parada obligada para ir a la zona de cordillera. “Seremos unos 4000 personas, somos una localidad pequeña, pero que comercialmente se recuesta sobre la ruta”, describió

Además de las estaciones de servicio sobre la Ruta 237, varios locales de comidas y almacenes también se instalan ahí para poder captar clientes con poco tiempo y que están de paso. “Ese es nuestro sistema económico interno, las familias que abren su local y viven de esto. No hay mucha mano de obra especializada y casi que trabajamos para las personas de paso y para las fechas en donde hay cambio de temporada”, contó.

Pero esa dinámica cambió cuando el Parque se empezó a construir en Bajada Colorada, a unos kilómetros de Piedra del Águila. Las hoteles se llenaron y los empleados comenzaron a ocupar las habitaciones durante el periodo de construcción y a consumir bienes y servicios de la localidad.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (10).jpeg
Natalia Tapia tiene vehículos para transportar personal.

Natalia Tapia tiene vehículos para transportar personal.

“Esto hizo que haya más plata circulando y más trabajo para todos”, expresó Natalia y diagnóstico que muchas familias pudieron destinar ese dinero extra a “terminar sus casas, a arreglar eso que les faltaba o a terminar una pieza más”.

Las casas tercerizadas: un negocio redondo

La primera en abandonar su casa para alquilar a una empresa fue la propia Natalia hace una década. “Una vez, por el 2010, un camión de combustible volcó en la ruta acá cerca y necesitaban una casa para dejar todos esos materiales tóxicos que iban a usar y en un lugar público, como el hotel, no estaba permitido”, describió y dijo que el intercambio “fue éxitoso para ambos”: “Fue un tiempito nomás y creo que ambos salimos ganando”.

Recién el año pasado volvió a tomar aquella dinámica. Entre prestar un “buen servicio”y obtener un rédito económico, en abril de 2019 una de las empresas le demandó personal en seguridad e higiene.“Acá no teníamos y traje de otra ciudad. Eso representó una inversión en viviendas, movilidad y sueldo para esa persona”, mencionó.

“Entonces, renté dos cabañas primero a un colega para este personal que vino, pero luego me di cuenta que cada vez venían más trabajadores y la capacidad hotelera de Piedra del Águila no estaba dando a basto”, explicó.

A partir de ese momento, y con la “demanda de las empresa”, notó que en el predio vecino a estas cabañas había un departamento abandonado. “Busqué a ver quien era el dueño y le propuse alquilarle la casa, arreglarla y rentarla a las empresas que además de buscar un lugar para dormir, preferían un departamento antes que una habitación de hotel”, desarrolló.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (7).jpeg
La habitación de una de las casa que alquiló.

La habitación de una de las casa que alquiló.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (9).jpeg
Y así rentó la casa Natalia Tapia a una de las empresas.

Y así rentó la casa Natalia Tapia a una de las empresas.

Con estas dos nuevas experiencias, Natalia buscó casas abandonadas en la localidad para equiparlas, armarlas y rentarlas. “Lo que importa es dar un buen servicio”, repite una y otra vez cada vez que describe las características con los hogares que se encontraba y cómo las alquiló: “Poníamos buenas camas, televisores, frigobares, internet y demás elementos imprescindibles para esta gente que está muy lejos de su casa”.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (3).jpeg
Una de las remodelaciones que realizó al alquilar.

Una de las remodelaciones que realizó al alquilar.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (5).jpeg
Cómo entregó el living, tras las remodelaciones.

Cómo entregó el living, tras las remodelaciones.

La casa de Natalia

Natalia tiene, por lo menos, 6 frigobares distribuidos por toda su casa. Electrodomésticos que duermen en cajas, que fueron usados en este último año y medio, y esperan volver a salir. “Por suerte, algunos televisores los había alquilado y cuando terminó el contrato, se los devolví a sus dueños”, detalló.

El Parque Eólico se terminó de construir y todos aquellos trabajadores de distintos países que estuvieron en Piedra del Águila se volvieron. “Solo quedan un puñado”, aclaró mientras explica que la inversión que hizo “sigue teniendo vigencia”.

https://twitter.com/OmarGutierrezOk/status/1309950747006701568

“Las herramientas que compramos y todos los elementos que fuimos adquiriendo sirven para mejorar el servicios que hacemos. Si bien terminó la obra que potenció a la ciudad, yo sigo con mi empresa prestando servicios más especializados y mejores que antes del 2019”, analizó.

Los protocolos del Parque

La empresa “Natalia Tapia” triplicó su personal en este último año y medio. De dos o tres empleados que tenía, pasó a tener nueve fijos con jornada completa. “Es que la empresa me demandaba y yo cumplía, pusimos una empresa de lavandería y un servicios de trabajadores de limpieza, que iban casa por casa a limpiarla e higienizarla”, explicó.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (1).jpeg

Así el abanico de rubros de esta empresaria se amplió. Prestó servicios en la pandemia que, para Natalia, “no sufrió la cuarentena”. “Si bien afectó a los que hacen changas, que no podían estar tanto tiempo en la calle, el resto de comerciantes no sufrimos grandes pérdidas porque el Parque Eólico solo paró un mes”, contó y detalló que del 20 de marzo, día en que se decretó la cuarentena, al 27 de abril la construcción estuvo detenida, pero muchos de los trabajadores “se quedaron” en la localidad.

“Algunos eran de Brasil, España, otros de Mendoza o Buenos Aires y muchos de todos ellos se quedaron, sabían que si se volvían podría ser muy complicado volver”, expresó Natalia y apuntó a que todos los trabajos, como el servicio de comidas o lavandería, o mismo el cobro de alquiler, nunca paró y se realizaron con “los protocolos de seguridad correspondientes”.

Además, desde su experiencia, notó que los trabajadores de las empresas “se cuidaban mucho”. “Según entiendo ninguno de los que trabajó en el Parque dio positivo. Es que ellos tenían protocolos muy marcados y, claramente, fui testigo directo de que los cumplíamos”, aseguró Natalia.

Piedra del Águila - empresaria- #InteriorDeLaPandemia (12).jpeg

Con la intención de que más empresas inviertan en la zona, esta empresaria de Piedra del Águila asegura que los privados son quienes deben invertir y no “siempre depender de las arcas del Estado”. “Creo que si más empresas vienen, más producción se puede llevar a cabo”, aseguró.

Aunque el saldo del coronavirus en la localidad se haya cobrado -hasta el momento- tres vidas, la economía no se frenó. A falta de turismo y movimiento de paso en la ruta, el Parque Eólico fue el gran ingreso de dinero en un contexto mundial que parece impredecible.

Más historias en

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.3059360730594% Me interesa
81.735159817352% Me gusta
5.0228310502283% Me da igual
1.8264840182648% Me aburre
4.1095890410959% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario