Pestañas, mucho más que un detalle de los ojos

Son grandes protagonistas de la mirada femenina y juegan un rol clave, según su textura, largo y color. Todo un mundo aparte en la estética...

Decía Tristán Bernard que “el primer beso no se da con los labios, sino con la mirada”, y en El tiempo que nos une Alejandro Palomas nos dibujaba corazones en los ojos con estas palabras: “Antes de que pudiera decirle nada, parpadeó unas cuantas veces, rozándome la mejilla con las pestañas y haciéndome cosquillas con ellas. Si es verdad que los ojos son ‘el espejo del alma’, las pestañas son como los rayos de sol que lo iluminan”.

Crecen mÁs lento que el pelo Las pestañas demoran una media de 90 días en desarrollarse.

Tan importantes y tan desconocidas al mismo tiempo, nos hemos quedado con la boca abierta y los ojos como platos cuando nos hemos enterado de que, por ejemplo, sólo los mamíferos tenemos pestañas, ya que nos ayudan a detectar cambios en el ambiente, pero el resto de los animales carece de ellas. Aunque no es la única curiosidad que sabemos. A ver...

Tienen un ciclo de vida de entre uno y dos meses, dependiendo siempre de la edad, composición y alimentación de cada persona. Su composición es simple: 93% proteínas y 3% agua. El pestañeo es un movimiento que hacemos de forma involuntaria para proteger los ojos del sudor, de las motas de polvo y del sol. Se nos caen entre una y cinco pestañas todos los días, aunque no solemos notarlo porque ya hay otras en crecimiento que las sustituyen. Y no todas son iguales: se diferencian en tamaño, grosor y cantidad. Además, tenemos más pestañas en la zona superior (entre 150 y 200), mientras que en la zona inferior el volumen disminuye a menos de la mitad (entre 70 y 80).

Su color depende de la pigmentación de la piel de cada persona y de sus genes. Por eso, al igual que el pelo de la cabeza, las pestañas pueden ser morenas, rubias y hasta pelirrojas.

La máscara es de los egipcios

La máscara de pestañas no es un invento moderno como muchos pueden llegar a creer: su cuidado se remonta nada menos que al año 4000 a. C., cuando los egipcios comenzaron a preocuparse por embellecerlas. Aunque lo que sí nos lleva a los tiempos más actuales es cuando hablamos del primer producto: ese se creó en Francia.

¿En qué rubro ganaron los hombres?

Si bien las mujeres somos más cuidadosas con las pestañas y hasta podemos pensar en algún postizo si nos interesa darle un vuelo diferente, el récord mundial de las pestañas más largas lo ostenta un hombre, con una longitud de 6,9 centímetros. Algo increíble si tenemos en cuenta que la media suele ser de un centímetro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído