Pinot Noir patagónico versus norteamericano

Vinos de hasta 90 dólares fueron comparados entre la Patagonia y los valles costeros de California y los valles de Oregon.

POR JOAQUIN HIDALGO / Especial

¿Qué tan bueno es el pinot noir de la Patagonia? Es una pregunta amplia. ¿Respecto de cuáles?, ¿en qué nivel de mercado?, ¿en qué mercado? Precisamente porque es difícil responderla, una cata a ciegas en la que se comparen pinot noir locales con vinos internacionales parece una buena idea.

Y eso es lo que sucedió hace cosa de una semana y media en San Patricio del Chañar: Bodega Familia Schroeder convocó a una cata privada en la que se probaron unos 30 vinos de éxito comercial en Estados Unidos; se compararon vinos locales con pinot noir norteamericanos que cuentan desde 12 hasta 90 dólares la botella en el mercado.

Te puede interesar...

California y Oregon

Lo que se buscaba entender en esta cata es qué estilos son exitosos en Estados Unidos, un mercado en alza para la variedad. En el país del norte, las zonas productoras de pinot noir son los valles costeros del centro de California y los valles interiores del estado Oregon, respectivamente Russian River y Willamate Valley, por mencionar dos puntos fuertes. Ubicados en una latitud similar a los viñedos de la Patagonia, entre los 38° y los 45º de latitud, y desarrollados a contar de la década de 1970, representan un buen ejemplo de éxito, tanto a nivel estilos como regiones.

¿Por qué esos segmentos de precio?

Argentina es competitiva por arriba de los 10 dólares la botella en góndola. El pinot noir, por su parte, se vende en rangos superiores, a contar de los u$s 12,5, particularmente en EE.UU. Llegar a segmentos de u$s 50 y más es un desafío difícil pero no imposible. Y es, al mismo tiempo, la oportunidad de generar un negocio de valor. ¿Más arriba? En la estratosfera de los precios todo puede pasar.

¿Quiénes fueron los catadores?

Del tasting participó todo el equipo de la bodega, desde Roberto Schroeder hasta los técnicos del departamento de enología, con Leonardo Puppato a la cabeza, del de exportación, con Federico Boxaca en la misma posición, y en agronomía, Ramiro Guiroy. También los asesores externos, entre los que destaca el enólogo norteamericano Paul Hobss, de reputada trayectoria en California; Juan Carlos “Pulqui” Rodríguez Villa, enólogo mendocino; Julio Vega, ingeniero agrónomo. Especial mención a Carolina Peter, quien se encargó del armado del tasting.

¿Qué vinos se probaron?

Los californianos Mirassou 2016, Block Nine 2017, Line 39 2016, A Votre Santé 2016 y Boggle Vinayard 2015; de Willamatte, Castle Rock 2015. Ellos en la franja hasta u$s 14,99. Locales, Saurus 2016 y 2017. Denominador común: fruta fresca y paladar ligeramente dulce de hasta 12 g/l en algunos casos.

Luego, de Oregon, Acrobat 2015, Erath 2015, Elouan 2016; de California Meiomi 2016, hasta u$s 19,99. Locales, Saurus Patagonia Select 2016 y 2017 y Alto Limay 2016 y 2015. En general frutados con algo de roble, azúcar de hasta 7 g/l, de rica expresión pinot noir.

En la franja de hasta u$s 29,99, de Willamate Valley Siduri 2017, Adelsheim 2016, Chehalem Three Vineyard 2015 y Willamatte Valley Vineyards Estate 2015; La Crema Sonoma Coast 2016, Acacia Carneros 2016 y Boen Russian River 2016. Vinos argentinos, Saurus Barrel Fermented 2016 y 2015. Madera bien integrada y fruta roja y madura, especias dulces, azúcar de hasta 5 g/l.

En la franja de precios que va hasta u$s 90, se degustaron los ejemplares de Willamatte Ponzi Vineyards 2014; De Russian River Davis Family Vineyard 2015, Du Mol 2015 y Rochioli 2015; Belle Glos Las Alturas Santa Lucía Highlands 2016, Monterey County. Pinot local, Familia Schroeder 2015. En este segmento mandan la madera y la fruta muy madura, con bocas intensas; vinos de aspiración.

¿Conclusiones?

“Hasta los 30 dólares, los vinos patagónicos son muy competitivos, con buen nivel de fruta y paladares menos dulces y de frescura lograda”, concluyó Paul Hobbs. Algo con lo que todo el panel estuvo de acuerdo. Más arriba es muy errático el estilo y en general, finesa y elegancia es un valor que se pierde. Hobbs dijo que “se pueden beber mejores pinot noir en altos precios”, los probados son reconocidos comercialmente. Por su parte, Puppato sostuvo que en el segmento de 20 dólares es donde está la crema: “Estamos muy bien parados ahí, además de tener buena expresión de gusto. Lo que me preocupa es el segmento más bajo, donde muchos vinos de los catados ofrecen un perfil muy corrido del varietal”.

De nuestra propia cosecha, un dato: aún es mejor beber hasta 20 dólares para estas regiones, incluso con algo de ventaja local, e incluimos a Mendoza. Más arriba, mejor probar otras variedades.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído