El clima en Neuquén

icon
14° Temp
44% Hum
La Mañana Facundo Castillo

Crimen de Facundo Castillo: "Esto no es un accidente, es un homicidio"

El fiscal jefe Santiago Marquez Gauna y el abogado querellante Juan Manuel Coto realizaron sus alegatos de clausura. Las pruebas, los testigos claves y los análisis de las pericias.

Minutos después de las 9 de la mañana, en los tribunales cipoleños arrancaron los alegatos de clausura en el juicio por el crimen de Facundo Castillo, el joven que fue atropellado y asesinado a la salida de una fiesta en Cipolletti, el 19 de diciembre de 2021. Se trata de la séptima jornada, en la cual -además- se espera que el jurado popular llegue a un veredicto, teniendo la responsabilidad de resolver si el imputado, Ramiro Gutiérrez, es responsable o no de los delitos por los cuales se lo acusa.

El inicio estuvo a cargo del fiscal jefe Santiago Marquez Gauna, quien -en primer lugar- agradeció al jurado presente y afirmó que "hoy es otro día importante para la democracia de esta provincia". También realizó un breve resumen sobre la hipótesis de la fiscalía, que indica que Facundo fue atropellado con la parte delantera de la camioneta BMW blanca que manejaba Gutiérrez, para luego quedar debajo de la misma y ser arrollado por segunda vez al dar marcha atrás.

Todo ello luego de que el imputado diera una vuelta en "U" con clara intención de embestir al grupo de personas con las que su amigo, Francisco García, había discutido y peleado previamente. Luego se dieron a la fuga en dirección a Neuquén, para cambiar el rumbo y dirigirse a General Roca, donde fue "asistido" por su padre.

Cabe remarcar que, por estos hechos, a Gutiérrez se lo acusa del homicidio de Facundo y de otras cinco tentativas de homicidio más, correspondiente a los jóvenes que lograron quitarse del camino y evitar ser embestidos.

"No se trata de elegir peritos o testigos: el juicio es toda la prueba, toda la evidencia. Uno al principio puede pensar que está más de un lado o de otro, pero hay que pensar en toda la prueba. Quién dice algo y cómo lo dice", expresó el fiscal ante el jurado popular. Y agregó: "También es importante tener en cuenta la conservación, cuánto se cuidó esta prueba. El lugar de los hechos es lo que mejor se preservó".

"La camioneta se entregó con el padre del acusado un día y medio después. A Ramiro también lo tuvimos un día y medio después. El cuerpo de Facundo, en tanto, fue conservado porque fue atendido por personal de salud", afirmó.

Facundo Castillo

Los elementos comprobados

Entre las pruebas contundentes del caso, mencionadas por Márquez Gauna, se encuentra la huella de arrastre de más de 14 metros, las manchas de sangre encontradas sobre el asfalto (dos manchas grandes en el lugar final y una chiquita de arrastre) y la ausencia de otro tipo de manchas de sangre que puedan corresponder a Gutiérrez, quien afirmó que le partieron la mandíbula en el lugar. También se encuentran las múltiples lesiones que sufrió la víctima, que demostraron cómo fue el impacto.

A su vez, el fiscal jefe mencionó las declaraciones de un efectivo de la Policía de Río Negro, quien fue uno de los primeros en responder al llamado de emergencia. Él afirmó que jamás había visto algo así y que lo particular del caso es la intención del conductor de la camioneta de volver y tirarla hacia ciertas personas. "Por eso esto no es un accidente, es distinto. Esto es un homicidio", aseveró.

Los testigos claves

Hubo dos testigos de suma importancia para la causa y quienes fueron nombrados durante los alegatos de clausura. Los dos eran jóvenes que no conocían ni a Facundo Castillo ni a Ramiro Gutiérrez. Los dos vieron, desde lugares diferentes, cómo el acusado tiró su camioneta hacia un grupo de chicos, cómo Facundo estaba de espalda y fue embestido con el paragolpes delantero del rodado en cuestión.

Facundo Castillo

Las irregularidades en la camioneta BMW

En esta instancia también se hizo mención a las irregularidades y daños que presentaba la camioneta de Gutiérrez al momento de ser entregada por su padre un día y medio después del crimen. Había elementos rotos que por las cámaras de seguridad el día del crimen se vieron que estaban en buen estado. Hasta se encontró un destornillador olvidado adentro y se borró el historial de GPS, indicando que sufrió varias alteraciones.

Pericia accidentológica

A través del análisis de uno de los peritos que declaró en el juicio, se demostró que el hecho fue calificado como un atropello completo o run over. Además de mencionar todos los elementos que se tuvieron en cuenta para llegar a esta hipótesis, que incluyó el análisis de los indicios en el lugar y hasta las heridas que presentaba Facundo.

"No hay un solo testigo que niegue que Ramiro salió en contramano y que hubo una pelea. La defensa suma la rotura de mandíbula. Si hubiera sido en el lugar habría quedado sangre en el piso, en la camioneta o sobre algún testigo. ¿Cómo alguien que va escupiendo sangre y se iba sosteniendo la boca maneja, pero no deja ninguna mancha? El lugar estuvo preservado", afirmó.

Y siguió: "Nadie discute la vuelta en U. La defensa dice que fue para volver a buscar a M.M (conocido del imputado), pero probamos que fue para arremeter contra las personas con las que había discutido. Dijeron que fue para rescatarlo, pero los testigos dicen que fue directo contra el grupo de personas, contra Facundo, a quien atropelló, lo pasó por encima dos veces".

Facundo Castillo

Al hablar, nuevamente, de la lesión de la mandíbula de Gutiérrez, indicó: "Sangraba mucho. La odontóloga que lo atendió ya de entrada dijo que era una lesión atípica en el mentón. No tenía lesiones en los labios, no hay sangre en el lugar, ni en la camioneta, nadie más que los familiares dice eso. Ella también informó tres motivos diferentes por la lesión: un accidente en moto, uno en una cama elástica y, por último, la versión de la pelea".

"A mi también me ocultaban información, hice lo que pude", afirmó la odontóloga del imputado cuando lo atendió, el mismo día del crimen.

La fuerte crítica contra los peritos Capitán y Prueger

Marquez Gauna también hizo referencia a los análisis realizados por los peritos Enrique Prueger y Aldo Capitán. Sobre el primero afirmó que no hubo seriedad alguna en su presentación, teniendo en cuenta que en su pericia comparó el hecho con un choque entre una camioneta y un colectivo, entre otros ejemplos más que no resultaron de relevancia para el caso, según indicaron.

En el segundo afirmó que no se podía tener en cuenta nada de lo que dijo porque se trató de un "cúmulo de incongruencias y falsedad". "No hay un solo testigo que lo haya visto a Facundo atrás de la camioneta, nadie vio a Facundo en el piso", concluyó el profesional.

Lo más leído

Dejá tu comentario