Política de la pospandemia

Durante la cuarentena se hizo política y todos se acomodan ya para las elecciones de 2021.

Hasta hace unos meses, hacer política era “políticamente incorrecto” en esta cuarentena pandémica donde no se habla de otra cosa que de estadísticas, infectados, muertos y todo un protocolo para “estar en casa” de la mano del Estado. Pero este esquema, mal a quien le pese, ha llegado a su fin. No por la voluntad de sus actores, sino por el peso mismo de una realidad que empuja a volver a una “nueva normalidad”, donde la política partidaria y la electoral entrarán en juego el año que viene. En estos meses se ha medido la imagen del presidente Alberto Fernández, de sus opositores y de quienes intentan buscar un lugar para terciar en esta grieta que nunca se detuvo durante la cuarentena. ¿Cómo se empezará a gobernar después de una brutal caída económica y en un país al borde de la infección, a pesar de los intentos del Gobierno de estabilizar la situación? En Neuquén, todo el mundo ha hecho su juego a puertas cerradas, a espaldas del público hoy entretenido con el lavado de manos y el alcohol en gel. El dato más fuerte, tal vez, sea que el MPN se prepara para una sucesión interna, por el fin del segundo mandato del gobernador Omar Gutiérrez. La dinámica dentro del partido provincial siempre está ligada a los movimientos de la macropolítica de Nación. Hoy la imagen de Alberto es fuerte en Neuquén (el 70% de los neuquinos la aprueba), pero todavía apenas si lleva siete meses de mandato. La panedemia aceleró el año. El Presidente se encuentra en el mismo lugar de Néstor Kirchner en 2004: necesita buscar poder político a través del PJ para avanzar. Hay dando vueltas el nombre de un partido propio. Pero llegó con los votos de CFK y ese desenlace aún está latente.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
40% Me gusta
0% Me da igual
60% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario