Por fin perdió la pirotecnia

Las leyes, las campañas y los bolsillos ajustados fueron los factores de una Navidad con menos pirotecnia.

La Navidad de 2019 será recordada como una de las primeras donde la sociedad neuquina y valletana finalmente tomó conciencia y la pirotecnia no iluminó los cielos. Es que, gracias a las prohibiciones en varias de las localidades, la venta fue muchísimo menor, porque solo se conseguía en el mercado negro, de contrabando.

La batalla que perdió la pirotecnia fue gracias a varios factores. Por un lado, los impedimentos legales que forzaron a burlar la ley a vendedores arriesgados a ser multados y clientes expuestos. Por otro, las campañas masivas en medios de comunicación y redes sociales sobre lo perjudicial a la salud que son los fuegos artificiales para animales y personas que sufren autismo. Pero también influyó mucho el bolsillo de los vecinos.

Te puede interesar...

Así como los regalos de Papá Noel, en algunas casas, fueron más austeros o solo para los niños, los fuegos quedaron en segundo lugar, frente a tener una buena cena en familia.

La Navidad siempre fue la “fiesta más familiar”, la de la mesa larga con toda la parentela y los niños esperando que sean las doce para recibir los regalos y los más grandes para salir a la vereda a tirar u observar los fuegos artificiales. Esta vez, los vecinos se levantaron de sus sillas para ir hasta la calle, pero en ninguna ciudad se observaron los espectáculos de antaño (incluso antes los municipios organizaban los shows), que cubrían por varios minutos los cielos de colores y después dejaban nubes de humo y restos de pirotecnia por todos lados, más unos cuantos heridos.

Esta Navidad los fuegos artificiales fueron apenas destellos de los shows pasados. Algún vecino tiró una cañita y otro un rompeportón. Espero que la bienvenida del 2020 sea igual o incluso mejor.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído