¿Por qué los gatos escapan de la casa y luego vuelven?

La búsqueda de alguna pareja, sociabilizar con otros felinos y conocer el mundo que los rodea son algunos de los motivos.

Es una historia común, les pasa a muchos dueños. Es normal que los gatos se vayan de casa, desaparezcan por un buen rato y no comprendamos por qué lo hicieron, sobre todo si están bien cuidados y atendidos en el hogar. Pero hay unos cuantos motivos que pueden llevar a un felino doméstico a escapar de casa, irse por un ratito.

Una de las razones es que el gato sale en búsqueda de una pareja cuando está en celo. Generalmente, a partir de los cuatro o cinco meses ya hay algunas hembras que entran en este proceso, por eso hay que tener cuidado si no está esterilizada. Si tenés un macho, este huele que en el vecindario hay gatas en celo y también podría irse de casa para buscarlas. Para evitar estas escapadas por motivos sexuales, el método más eficaz es la esterilización.

Te puede interesar...

Otro motivo es que quieren descubrir los alrededores y sociabilizar con otros similares ya que, por naturaleza, a los gatos les encanta investigar el entorno. Igual, quedate tranquilo, porque tienen una gran sentido de la ubicación que les permite volver a casa cuando desean.

Otra característica innata de este cuadrúpedo es su independencia. A partir de esto, también guiado por los gustos e ideas -aunque parezca sólo de humanos, también está muy presente en estos animales-, prefiere ser libre y no depender de una familia.

Casi siempre vuelven, pero por las dudas colocale una identificación así recibe ayuda si se pierde camino a casa.

Ponele collar: siempre vuelven a casa, pero por las dudas ponele un identificador así lo ayudan.

El celo en la gata. Por Sergio Gómez (veterinario)

Las gatas pueden comenzar con los celos a partir de los seis meses de edad pero, a diferencia de las perras que se alzan dos veces por año, lo hacen cuando los días son más largos, ya que necesitan una determinada cantidad de horas de luz por día. Es por esto que generalmente la época de celo es durante la primavera y el verano, a excepción de las gatas de interior que, como también tienen luz artificial, pueden alzarse en cualquier momento del año.

Otra diferencia con la perra es la duración del celo: la gata se alza aproximadamente cada 21 días y se muestra más activa, se mete entre los pies de sus dueños buscando caricias, se pone panza arriba, levanta la cadera y la cola, pero lo más característico es el maullido constante. Como su ovulación es inducida por el coito, si no es servida tienen una etapa de inactividad sexual de duración variable (pocos días hasta dos semanas) y luego vuelven a alzarse, repitiendo este ciclo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído