LMNeuquen Comercios

Positivos: de a poco pymes y comercios incrementan sus ventas

El regreso a la actividad comercial en neuquén y el alto valle no ha sido rentable en su mayoría. sin embargo, los negocios y las pymes apuestan a la reinvención y a la conservación de los puestos laborales. "la pandemia se va a terminar", enfatizan.

Trabajar con alegría

Para Eduardo Cabrera trabajar en la peluquería y enseñar, siempre han sido sus pasiones. Tanto, que hoy recuerda que en el año 1989 se iba a ir del país y agradece haberse quedado. “Yo si encuentro al chorro que me robó la plata del viaje, lo abrazo, mirá”, cuenta risueño. “Por que me quedé y al año ya tenía dos peluquerías en marcha. Mi oficio es mi vida”, remarca.

Eduardo dice que de muy joven se interesó por la docencia y empezó haciendo capacitaciones entre sus colegas alguna vez por semana. Con el tiempo, el grupo se fue consolidando y él mismo organizaba viajes a Buenos Aires para llevar a todos a formarse a la capital del país. Pero un día se decidió y abrió la Academia INFEP, que ya lleva 10 años en la enseñanza de cosmetología, masajes, estética y peluquería en Neuquén.

Te puede interesar...

En la academia los más de cien alumnos inscriptos para los diferentes oficios sólo alcanzaron a tener una clase antes del 20 de marzo en que se decretó la cuarentena. Y por más de que le insistieron en adherir a la nueva modalidad de clases virtuales, Eduardo se sigue resistiendo aún hoy: “Apenas empezó la pandemia le dije a los alumnos que dejaran de pagar y que íbamos a volver a las aulas cuando todo esto pase”. En este estado de situación se encuentra ahora, con las aulas vacías, las pelucas peinadas y las tijeras sobre la mesa de trabajo. “Yo tengo un argumento muy fuerte y es que tenemos un modo de enseñar y aprender que tiene a lo presencial como parte estructural; nosotros hacemos muchos trabajos en grupo, utilizamos elementos que el alumno debe tocar y sentir como el cabello, nos valemos de las preguntas y respuestas que se generan en el aula para poder aprender; todo eso no se los puedo dar mediante una clase de zoom”, afirma, “por eso me resisto”.

eduardo-peluquero-2.jpg
Eduardo es peluquero hace 40 años y hace 10 que es dueño y docente de INFEP (Instituto neuquino de formación de estética y peluquería)

Eduardo es peluquero hace 40 años y hace 10 que es dueño y docente de INFEP (Instituto neuquino de formación de estética y peluquería)

A pesar de ello, Eduardo es optimista y piensa que “todo esto va a pasar y vamos a volver al ruedo pronto”. Mientras tanto, canaliza su energía a través de la peluquería de calle Belgrano, donde junto con sus cuatro empleados se compraron trajes similares a los de los astronautas para aumentar aún más la protección contra el Covid19. “Las clientas vienen y se ponen contentas, en primer lugar, porque desde lo emocional la cuarentena les había obligado a abandonar algunos aspectos de sus personas; en segundo lugar, porque al ver que extremamos los recaudos se van convencidas de que no se llevan ningún bicho a sus casas”, concluye satisfecho. “Ojalá, lleguemos a reabrir la academia antes de fin de año, desea.

SFP_Morrigan-(1).jpg

Dimensiones para reinventarse

“Morrigan es de los amigos y amigas, un espacio para el reencuentro, para disfrutar de la comida casera y para escuchar una banda”, dicen Marilin Orellana y Matías Martel, dos de sus dueños. Por eso, cuando en la ciudad de Neuquén se habilitó a bares y restaurantes el ingreso de clientes, lo meditaron bastante. “Probamos dos días y nos dimos cuenta de que iba a ser muy difícil sostener la distancia social; este es un lugar donde la mayoría de las personas se acercan a la barra y nos saludan con un beso, por ejemplo, es un lugar del reencuentro”, dicen convencidos.

Por eso, después de esa prueba piloto y asumiendo que tal vez otros espacios gastronómicos sí podían llevarlo a cabo -pero ellos no- volvieron a incursionar en la modalidad delivery y take away con las que venían trabajando desde el 20 de marzo.

A eso sumaron otras formas de apuntalar su emprendimiento cultural: afianzaron lazos con emprendedores locales de insumos alimenticios y de otra índole y armaron “La proveeduría” en el bar. Vale aclarar que la cocina de Morrigan apunta a una comida saludable y artesanal, cuyas materias primas son provistas por huerteros y chacareros de la zona, cuando no las producen ellos mismos. “Nuestra cocina no tiene aditivos ni conservantes, es como la cocina de la abuela”, enfatizan. A través de Instagram obtienen la mayoría de los pedidos para delivery. De hecho, desde esa red social, se han incorporado a una aplicación que no amerita descarga y que los relaciona directamente vía WhatsApp garantizando una comunicación personal con los clientes. “Tenemos el menú laburante y a la noche nuestros fuertes que son el chori casero y todas las cervezas de Cerveza de Barrio”, apunta Marilin.

SFP_Morrigan-(5).jpg
Marilin y Matías son los dueños de Morrigan Bar junto a otro de los socios, Ramiro.

Marilin y Matías son los dueños de Morrigan Bar junto a otro de los socios, Ramiro.

¿Y qué ocurrió con lo que fuera uno de los puntos más sobresalientes de las noches Morrigan? ¿Las bandas que tocaban por horas y que después se ponían a improvisar con algún aficionado en el lugar? Bueno, a eso también le encontraron la vuelta y empezaron a hacer sesiones grabadas con solistas locales a puertas cerradas. Lo que dio en llamarse “Espacio Morrigan”. El primer video grabado en situ debutó este viernes en la voz de Diosque. “Y próximamente otros artistas como Rocío Carbajo, Lucho Nogara, Noe Pucci, Agus Ruíz Díaz, pasaran por las sesiones para ir subiéndose en alta calidad a un canal de You Tube.

“Tenemos mucho aguante, les llamamos la morrigación, ellos hacen que podamos seguir”, finalizan Marilin y Matías.

SFP_Muebles-Diaz-(6).jpg

“Si nos quedamos, perdemos todos”

En Muebles Díaz, una mueblería de la ciudad con más de 40 años de trayectoria, tienen las cosas muy claras: “Si nos quedamos y no remamos esta situación, perdemos todos”, expresa su Gerente general, el señor Joaquín Mendicoa .

El local, que se dedica a la comercialización de muebles, artículos para el hogar, rodados e insumos de camping, tiene un total de 25 empleados entre las dos sucursales y el sistema de reparto en el interior neuquino, “algo que ahora no podemos llevar a cabo con nuestro propio servicio porque no podemos realizar viajes”, explica Joaquín.

La mueblería estuvo cerrada un mes, y cuando pudieron reabrir las puertas del local, comenzaron a ser sumamente estrictos con los protocolos de higiene, tanto en el espacio de atención al público, como en los depósitos. “Los chicos son muy cuidadosos con la desinfección y manipulación de los artículos en el galpón”, expresa Joaquín, y agrega que a pesar de que los metros cuadrados de la locación la convierte en apta para recibir más personas por vez, se limitan a atender de a dos clientes “por una cuestión de prevención”. “La cosa se volvió a complicar hace unos días, y hay que ser cautos”, enfatiza.

SFP_Muebles-Diaz-(3).jpg
Joaquín es el gerente de Muebles Díaz hace 19 años

Joaquín es el gerente de Muebles Díaz hace 19 años

Como trabajador de la empresa desde hace 19 años, está muy contento con las prioridades que ha determinado el dueño del lugar: “Él siempre dijo que primero estaban las familias que formaban parte de la empresa, por eso se cumplió con los empleados siempre y ellos a su vez respondieron de la mejor manera, aunque algunos aún estén aguardando regresar desde sus casas por una cuestión operativa y porque aún no podemos retomar los viajes al interior”, comenta.

Como reflexión final Joaquín insiste en la importancia de las ayudas del Estado “para poder abordar los salarios completos de los trabajadores” y también “en mantener un grado de optimismo en cuanto al fin de la pandemia”. “Hay que seguir, no quedarse y trabajar, porque esto va a pasar en algún momento”, acentúa.

AM-suple-yo-me-quedo-en-casa-Marcelo-instalacionknes-Patagonicas-(2).jpg

Una filosofía de la solidaridad

Lo de Instalaciones Patagónicas fue un verdadero destape. Sucede que el equipo de instaladores y profesionales, preocupados por varios de sus clientes que no sabían cómo poner en funcionamiento sus calderas y calefacciones, tuvieron una idea genial. Comenzaron a hacer transmisiones en el vivo de Instagram con el sólo objetivo de que las personas supieran cómo hacer andar sus equipos “y no se enfermaran por el frío”. Fue en un momento de la pandemia en el que no podíamos ir a los hogares a realizar el servicio y se nos ocurrió utilizar a las redes sociales con fines solidarios”. Y lo lograron.

En esos días, incluso personas que no habían comprado un equipo en el local emplazado en Teniente Planas de la ciudad neuquina (también tienen una sucursal en Cipoletti y otra en Plottier) se sumaban a los vivos para encontrar soluciones para sus equipos. “Duplicamos la cantidad de seguidores y encontramos la manera de aportar a la sociedad”, dice orgulloso Marcelo Remolina, uno de los dueños de la empresa junto a su compañera Tamara.

“Esto, después nos ayudó a fidelizarnos como empresa, porque atrás de los agradecimientos por lo que habíamos hecho, vinieron personas a comprarnos una calefacción porque habían visto los videos, o simplemente se acercaban por recomendación; es decir que nos generó un impacto muy positivo”, explica Marcelo.

AM-suple-yo-me-quedo-en-casa-Marcelo-instalacionknes-Patagonicas-(3).jpg
Marcelo Remolina es gerente de Instalaciones Patagónicas

Marcelo Remolina es gerente de Instalaciones Patagónicas

El dueño de Instalaciones, que además de la parte de servicios vende todo tipo de insumos para el confort del hogar, reconoce que recién en mayo, cuando se reabrió la actividad privada y las obras de construcción, “comenzaron a tener más ventas y a acomodar un poco su situación”. Pero que desde un primer momento con su esposa Fátima habían decidido que los 40 empleados –las 40 familias que hay detrás de las tres sucursales- eran la prioridad absoluta. “Con lo cual mantuvimos la planta, sus sueldos y les dimos la tranquilidad de que así iba a ser durante el tiempo que se avecinaba”, recuerda Marcelo. Accedieron a préstamos y se valieron de los ATP del gobierno para poder salir adelante, pero es algo que necesariamente debían hacer para no cortar la cadena de pagos. “Es que dejar de pagar a nuestros proveedores significaba además de estar incumpliendo, romper con una cadena de pagos que en este momento debe sostenerse sí o sí, porque si no se viene todo el circuito de la producción y el mercado interno, abajo”, sintetiza.

SFP_Patagonia-Flooring-(3).jpg

“La gente empezó a invertir en su casa”

El pequeño local de Patagonia Flooring que hay en calle Salta es una fiesta de olores. Apenas un cliente entra puede apreciar el olor mentolado del palo santo, y el toque avainillado del roble. Pero en realidad, es sólo un muestreo de los más de 200 estilos de pisos que albergan. “Y a eso hay que sumarle espesor, modelo, colores, anchos y acabados”, explica Cristian, el Director Comercial del franquiciado. “Lo cierto es que se puede decir que ahí hay “buena madera” -exótica natural- de todas las regiones del mundo.

Cristian relata que al principio tuvo que cerrar cerca de un mes, y que mayo fue el mes en que “comenzó a acomodarse”. Pero junio, “fue mucho mejor”. “Creo que el aumento en las ventas se debe a que las personas tuvieron un momento para pensar qué podían mejorar en sus casas, como por ahí los ahorros ahora no los podían invertir en un viaje lo gastan en un producto premium y así le dan mayor confort a sus espacios”, explica.

Una vez autorizados a ir a concertar reuniones con los clientes, Cristian cuenta que se valió de un recurso que desde la franquicia comenzaron a utilizar cada vez más frecuentemente. “Yo llevo una valija enorme donde están todos los productos así el cliente puede saber qué madera va a poner en su casa”. En sí nosotros tenemos una atención muy personalizada y charlamos mucho con el cliente ya sea vía telefónica o a la manera presencial para vender un producto, pero este mecanismo facilita mucho las cosas”, agrega.

SFP_Patagonia-Flooring-(1).jpg
Cristian representante de la firma Patagonia Flooring

Cristian representante de la firma Patagonia Flooring

Para finalizar el representante de Patagonia Flooring cuenta que su principal motivación en medio de la pandemia es el grupo humano que lo rodea. “Yo salgo a trabajar porque tengo una familia, empleados que mantener y una marca número uno que cuidar”. Lo que me lleva a seguir y a no aflojar también es el gesto de la gente que cuando queda satisfecha con un producto te recomiendan, o te agradecen o hasta te invitan a cenar”, dice.

anhi-cardena-Monitoreo-satelital-de-autos01-(5).jpg

“Mantenerse positivos de que la pandemia se va a terminar”

RSV, es una empresa dedicada al sistema de rastreos satelitales de vehículos, para que los clientes se sientan seguros de su flota y sus choferes. En el momento en que se dictó la cuarentena, el local ubicado en Cipolletti, no atendía al público para nuevos servicios de instalación; pero sí mantuvo desde siempre el mantenimiento de los sistemas de visualización y rastreo ya contratados. “Son clientes que pagan un abono mensual y el servicio debía seguir operando”, explica Facundo Arévalo, Gerente de RSV desde hace cinco años.

Recién para la tercera semana de abril abrieron puertas y notaron que las ventas eran muy pocas. “Diría que clientes nuevos no hemos tenido en este tiempo; incluso algunos se han ido por la falta de liquidez de las empresas que necesitan estos servicios, obviamente, hablamos de empresas petroleras, y de otros clientes más pequeños a quienes la pandemia afectó severamente”, agrega Facundo.

Es por ello que han propuesto un sistema de descuentos en los abonos mensuales de aquellos clientes afectados económicamente por la situación contextual, “es una manera de acompañar a los clientes en el esfuerzo diario que realizan”, sintetiza Facundo, “por este camino nos beneficiamos todos”, agrega.

anhi-cardena-Monitoreo-satelital-de-autos01-(2).jpg
Facundo Arévalo es gerente de RSV, empresa dedicada a sistemas de rastreo satelital

Facundo Arévalo es gerente de RSV, empresa dedicada a sistemas de rastreo satelital

Luego de que los doce empleados que componen la empresa realizaran los cursos en seguridad e higiene y pudieran ponerse a tono con los nuevos protocolos de bioseguridad, salieron a realizar instalaciones. “Al día de hoy estamos en un 70 % en relación al trabajo del año pasado, no nos recuperamos del todo, pero no nos podemos quejar”, afirma el gerente y añade que lo importante “es ser optimistas y trasmitir confianza a la comunidad de RSV que, con mucha responsabilidad y solidaridad, trabajan a diario”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

15.384615384615% Me interesa
61.538461538462% Me gusta
7.6923076923077% Me da igual
0% Me aburre
15.384615384615% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario