Preservar o desarrollar

En el 2014 se hizo el último relevamiento de edificios que podrían ser declarados patrimonio.

Desde que se conoció la noticia de que un colegio privado funcionaría en la casa de la familia Sapag, la histórica vivienda ubicada en Belgrano 555, un fuerte debate se originó en la opinión pública neuquina sobre la necesidad de resguardar edificios que encierran historia y pueden llegar a conformar el patrimonio de la ciudad o la provincia.

A través de las redes sociales –principalmente- una gran mayoría se pronunció a favor de que la vieja casona se preserve por el significado político que tenía al ser la morada de uno de los principales líderes que tuvo Neuquén a lo largo de su historia.

Te puede interesar...

Declarar patrimonio histórico o dejar que el desarrollo inmobiliario haga su trabajo parece haber sido el tema de debate. La respuesta a esta puja no parece tan sencilla, ya que se trata de un tema más complejo que es necesario analizar.

En primer lugar, hay especialistas que deben decidir si tal o cual edificio responde a las características para que sea declarado patrimonio histórico o arquitectónico (dos cosas completamente distintas). Y lo más importante es que en caso de que se tome una decisión, hay que ver de dónde salen los recursos, teniendo en cuenta que es necesaria la expropiación del inmueble para que luego pueda ser restaurado (si lo requiere) y tenga finalmente un destino cultural o histórico que represente a la identidad local.

Más allá de lo que se decida (la casa se alquiló, pero mantendrá su estructura), es bueno el interés que despertó la noticia, no solamente con respecto a esta vivienda sino también a muchos edificios que hay en la ciudad que responden a las características necesarias para resguardar el patrimonio de los neuquinos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído