Protegé a tu mascota cuando le pega el sol

Lo sufre tanto como vos y le puede hacer mucho daño.

Es sabido que el exceso de sol puede ser perjudicial para nuestra piel. Pero ¿sabés que los rayos ultravioletas tienen efectos nocivos también para la piel de nuestras mascotas?

La exposición a los rayos del sol puede causar lesiones en la epidermis y los vasos sanguíneos superficiales de nuestros perros y gatos, sobre todo en los de manto blanco, albinos y despigmentados parcialmente en diferentes partes del cuerpo (en especial en patas, nariz, tronco y orejas).

Las lesiones pueden ser: quemaduras (causan picor, escozor e infecciones secundarias de la piel), cambios de pigmentación (zonas oscuras o manchas), dermatitis solar (es la consecuencia más común y más grave, suele afectar zonas de la piel poco pigmentadas y con poco pelo como axilas, la barriga, la zona del hocico y el contorno de los ojos, y algunas razas tienen una mayor predisposición, entre otras el pitbull, el bulldog, el dogo, el beagle, el dálmata, y el gato blanco europeo), y neoplasias cutáneas (tumores).

Los síntomas de un golpe de calor: Jadeos, saliva en exceso, debilidad, membranas rojas brillantes en la boca, lengua, ojos y a veces de la piel, vómitos y diarrea, fallas en los órganos.

Para sospechar

-Si tu mascota pasa muchas horas al sol sin protección.
-Si le detectás en la piel alguna zona oscura, enrojecida, irritada, sin pelo, con costras, inflamada, o abultada.

Para evitar "dolores de cabeza", conviene no exponerse al sol en horas de intenso calor, entre las 10 y las 17, sobre todo en áreas muy soleadas y también en alta montaña. También podés aplicarle protector solar extremo, mínimo SPF50. Hacelo por lo menos 15 minutos antes de la exposición solar.
Además, protegele la piel de otras agresiones externas como irritaciones, parásitos externos y alérgenos.

Y tené en cuenta: ante la presencia de lesiones en la piel, consultá cuanto antes al veterinario. El diagnóstico de este tipo de lesiones puede requerir varias pruebas.

Dolencias de la piel

Además de las que les provoca el sol, muchas enfermedades de piel en los animales tienen una base hereditaria, relacionadas con la raza, el sexo y la edad.

El motivo de la consulta es de suma importancia para el profesional: en él está implícito el diagnóstico.

Hay algunos dueños de mascotas muy observadores, que acuden a una consulta puntual y ellos mismos -tal vez sin saberlo- nos indican el diagnóstico.

Siempre hay que clasificar los problemas de piel con las siguientes preguntas: ¿le pica o no le pica la piel al perro o al gato?, ¿se rasca o no se rasca?, ¿dónde se rasca más?, ¿cuánto hace que viene con esto?, ¿cuándo comenzó?

Y a partir de ahí, el veterinario arranca con esas primeras preguntas, que son importantísimas, y que el propietario tiene que saber contestar ya que ayudará mucho para el diagnóstico de la dolencia que tiene su mascota.

Mandanos la foto con tu mascota a: mundomascota@lmneuquen.com.ar

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído