Prudencio “Chito” Zeballos, un emblemático cantante folklórico

Compartió escenario con celebridades como Mercedes Sosa, Domingo Cura, los hermanos Farías Gómez y Atahualpa Yupanqui. Estudió Derecho y Notariado, pero el amor por la música marcó su vida.

Neuquén > Prudencio “Chito” Alberto Enrique Zeballos nació en Chilecito, provincia de La Rioja, el 15 de julio de 1936. Fue hijo único de Elba Rivera y de Prudencio Nicomedes Zeballos, el boticario que tuvo la primera farmacia del pueblo de Chilecito, llamada La Botica del Ángel.
Al llevar el mismo nombre que su padre, Prudencio, y como a él lo apodaban “Encho”, primero lo llamaron “Enchito”, que luego derivó a “Chito”, tal como lo conocemos.
Hasta los 12 años, Chito estuvo en su pueblo, luego fue a la capital de la provincia para continuar con sus estudios donde cursó la secundaria en la Escuela Nacional y se recibió de bachiller. Concluido ese ciclo se fue a estudiar Derecho a La Plata, donde cursó durante cuatro años, hasta que le tocó hacer el servicio militar en su provincia.
En la pensión de estudiantes de La Plata, conoció  a Ramón Navarro y Amable Flores, destacados músicos, con quienes compartió largas veladas de música. Por ello, su vida transcurría entre el estudio y el canto. Una vez finalizado el servicio militar, Chito se fue a Córdoba a terminar los estudios.
 
LA MÚSICA, SU PASIÓN
En la capital cordobesa, los músicos folkloristas se reunían en la confitería El Foro. Allí tuvo la oportunidad de conocer a Luis Amaya y Lalo Homer. Junto con ellos, en la década del '60 formó el grupo Tres para el Folklore. Actuaron en Cosquín y fueron destacados como “artistas revelación”, presentándose con los Huanca Hua. Chito y su grupo habían establecido un nuevo estándar en la forma de interpretar la guitarra en la música folklórica que fue seguido desde entonces
Posteriormente, el grupo arribó a Buenos Aires para trabajar en radio El Mundo. Allí conocieron a Hugo Díaz, prestigioso y reconocido músico argentino, quien los acompañó con su armónica
 
Su familia
Formó su hogar con Juana Inés Arias, una cordobesa nacida el 11 de septiembre de 1941, a quien conoció a través de amigos en común. Ella es quien nos brinda amablemente sus memorias. Se casaron en marzo de 1968, y tuvieron a Inés María, quien les dio cuatro nietos.
 
La carrera
La afición por la música siguió una carrera ascendente. El grupo Tres para el Folklore fue contratado por la discográfica Philips de Buenos Aires, en donde grabaron el primer disco en el que podemos encontrar temas como "La Peñaloza", "La Olvidada", entre otros. Aquellos fueron años de mucha actividad. Mientras se encontraba grabando en Buenos Aires surgió el proyecto de representar la Misa Criolla por Europa, junto a artistas de la talla de Mercedes Sosa, entre otros. Hacia fines de los años 60, la Compañía Argentina de Artes Folklóricos (DAEFA), bajo la dirección de Juan Silbert y la música de Luis Amaya, montó el espectáculo “La raíz y la tierra” en el Teatro Odeón de Buenos Aires. Chito fue convocado para unir su música a la de Los Trovadores y Mercedes Sosa, espectáculo que se completaba con la presencia del ballet del Chúcaro y Norma Viola. La escenografìa correspondió a Saulo Benavente y el vestuario de Claudio Segovia.
 
La gira europea
El espectáculo en el Viejo Mundo se presentaba como “Baguala, canto y danza argentino” , que pretendía unir en una misma impronta la identidad del aborigen con la del español, cuya mixtura dio luz al criollaje.
Entre tanta remembranza, la esposa de Chito recordó los siguientes versos de Armando Tejada Gómez: “Soy de raíz, como el árbol, mitad cielo y mitad tierra”.
"Un novedoso tema para ese tiempo era la Zamba del Tiempo Nuevo”, acotó Inés.
 
Radio El Mundo
En la prestigiosa radio El Mundo, Chito realizó el programa “Surcos estelares”, en donde actuó con Ariel Ramírez, Jaime Torres, Domingo Cura, Mercedes Sosa y Luis Amaya, entre otros. Dicho “seleccionado nacional” de músicos participó en un Festival de Música en Miami, haciendo que Argentina ganara el primer premio, éxito que luego los llevaría a presentarse en Portugal.
 
Terminación de los estudios
Chito apresuró la terminación de su carrera de abogado en Córdoba. Afortunadamente le reconocieron materias cursadas en La Plata, y pudo recibirse. Su esposa nos cuenta que si cursaba la asignatura Registro e Instrumentos públicos y práctica notarial, se recibía también de escribano. Chito no desaprovechó la ocasión, y pudo hacerse con un nuevo título. Es más, se las ingeniaba para hacer coexistir la música y los estudios, al punto de que, poco después, abrió la peña La Casa de Chito Zeballos en la calle Sucre, en pleno centro cordobés, en el subsuelo del local.
El arribo a Neuquén
En 1978, Chito conoció al abogado neuquino Jorge Mena, quien lo invitaría a presentarse en la región. Ya en Cipolletti se había fundado el Centro de Residentes Riojanos de Río Negro y Neuquén, y Chito fue reconocido como padrino de la institución. En nuestro valle conoció a Alejandro Fuentes, un riojano residente en Cipolletti, dueño de la mueblería El Pirincho, ubicada en la calle Irigoyen al 800, y que era el lugar donde Chito paraba cuando venía a estas tierras.
 
SU VARIADO REPERTORIO
Entre las principales canciones de su repertorio se destacan "Zamba de los mineros" de Jaime Dávalos y Cuchi Leguizamón, donde se destaca el recitado de "Temor del sábado", "Elegía a la Victoria Romero", de Ramón Navarro y Amable Flores, "La Zarateña" de Atahualpa Yupanqui y "Tonada para Manuel Rodríguez" .
Falleció el 26 de octubre de 1996. Su deceso enlutó a la música nacional y regional. Su calidad interpretativa, sus dotes de compositor se venían perfilando desde su niñez  Por fortuna, su tránsito por esta vida quedó grabado en el mundo de la música.

Discografía
"Guitarreando" (1962),
con Tres para el Folklore.
"Cantata riojana" (1985),
con otros artistas.
"Encuentro" (1993),
con Juan Falú,
grabado en Neuquén.
 
Solista
"La Rioja en la sangre" (1965),
su primer longplay.
"Soy de raíz
voz y sentir de La Rioja
para la flor y el fusil" (1973).
En la actualidad, la compañía de grabaciones ha realizado importantes recopilaciones: “Chito Zeballos: la historia de folklore” y “Chito Zeballos: homenaje” (2007) (álbum doble).

Deja tu comentario


Lo Más Leído