¿Qué es lo que más atrae a las mujeres de los hombres?

Un estudio revela que la clave pasa por algunas partes del cuerpo.

Inglaterra. Los ojos azules o verdes, el estilo del cabello, un cuerpo trabajado y musculoso, buena altura… Son muchos los aspectos que podrían determinar la belleza de un hombre, pero seguro que también serían muy distintos para cada mujer. En cambio, hay un elemento determinante en el atractivo que vemos en un hombre. Un estudio publicado en Royal Society Open Science confirma que lo que más atrae a una mujer no está en el color de los ojos o el pelo, sino en la largura de sus extremidades.

Los investigadores han preguntado a casi un millar de mujeres por distintos modelos masculinos con medidas diferentes y los resultados no dan lugar a dudas. Las mujeres prefieren a un hombre cuyas piernas sean largas, concretamente, que midan exactamente la mitad de su altura total.

Te puede interesar...

Las mujeres eligen hombres sanos y desde esta perspectiva evolutiva, esto es un hombre que muestre aptitudes para sobrevivir y reproducirse en su entorno. Por ello, atraen más los hombres con piernas largas, que es probable que ofrezcan mejores cuidados y protección a la mujer. Por el contrario, las piernas cortas se asocian con algunas enfermedades como la diabetes tipo 2, coronarias, presión alta o incluso demencia. Y lo mismo ocurre con los brazos cortos, relacionados con problemas de demencia y asociados a la malnutrición o a niveles socioeconómicos bajos.

Está claro que el estudio arrojó conclusiones que parecen definitivas, pero se sabe que no lo son: simplemente se analizan los resultados para tratar de desentrañar qué es lo que más atrae a las mujeres de los hombres. Por supuesto que la generalización tiene un sentido científico y bien sabido es que cada individuo tiene su identidad de búsqueda.

Siguiendo con los resultados del estudio, se comprobó que tener unos brazos largos es un síntoma positivo que atrae a más mujeres. Igual que tener las rodillas o los codos situados justo en el medio de la extremidad. Eso sí, estos factores no son tan determinantes en la capacidad de atracción de un hombre como unas piernas largas. Ser atractivo no es sólo algo con lo que adularse ante el espejo y alimentar nuestro ego. En nuestra sociedad, la belleza se asocia directamente con muchos aspectos positivos y se considera que una persona atractiva es también más sociable, inteligente y sana.

Estas contrapartidas positivas se denominan “efecto halo” y pueden tener implicaciones directas en la vida cotidiana de las personas, ya que el atractivo de una persona puede llegar a condicionar también desde el salario que reciba o la fecundidad, hasta una decisión judicial, los resultados de unas elecciones o la estabilidad matrimonial. Es decir, nada es definitivo en la relaciones humanas.

Lo primero que se mira del otro

Un estudio de la universidad de Kansas con hombres y mujeres heterosexuales llegó a la siguiente conclusión acerca de qué es lo primero que mira de la otra persona según cuál es la intención al relacionarse: cuando se piensa en mantener relaciones de pareja con una persona, tanto hombres como mujeres prestan más atención a la parte superior, especialmente a la cabeza y el pecho. Por el contrario, cuando los participantes del estudio se mostraban interesados en entablar una relación de amistad, apuntaban su mirada hacia los pies de los modelos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído