¿Qué estamos esperando?

La pandemia nos acecha, y pese al aislamiento y restricciones, hay personas que siguen saliendo a la calle.

A pesar de los tiempos que corren, todo parecería indicar que cada uno piensa salvarse en su propio bote. Desde que inició el acelerado avance del coronavirus en nuestro país, se pudo ver reflejado cierto desapego por la realidad crítica en la que estamos y, por otro lado, la paranoia sacó a relucir las peores miserias.

Quizás no parecería tan grave si el inminente riesgo de salud pública no estuviera presente y las únicas consecuencias pesaran sobre cada persona a modo individual, pero el efecto contagio nos obliga al compromiso comunitario.

Te puede interesar...

Acciones de lo más simples hoy nos afectan de manera masiva y en el peor de los momentos. Lo primero que hicimos en cuanto se implementó la cuarentena fue lanzarnos hacia los supermercados para acaparar mercadería, sin tener en cuenta al resto. Muchos comerciantes aprovecharon la desesperación para aumentar injustificadamente el precio de sus productos y aún cuesta que habiliten todas las cajas pese a las instrucción del gobierno nacional.

Las fake news sobre nuevos contagios, muertes y medidas de precaución sin sentido corren como agua por audios de Whatsapp, y esto solo aumenta la paranoia. En el medio, la gente sigue saliendo de sus casas por cualquier cosa, obviando la restricción.

¿Qué estamos esperando para pensar como colectivo y entender el verdadero alcance de nuestras acciones, más aún en un escenario crítico como en el que estamos?

El Gobierno continúa tomando medidas para frenar la propagación y estar preparados para lo peor, pero incluso así puede que no sea suficiente si cada uno no cumple con su parte, que es sencilla: te tenés que quedar en casa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído