"Queremos justicia, queremos ir a un juicio por jurados"

La familia de Jonathan Aguilera espera el avance de la causa por el crimen, ocurrido en el Alto neuquino.

NEUQUÉN

Sentada en un banco, junto a sus dos hijas, una mujer espera la deliberación de un tribunal. Tiene los ojos tristes. Son los de una madre a la que le mataron un hijo, el menor de cinco. Se trata de Jonathan Alexis Aguilera (23 años), asesinado de 16 puñaladas el 13 de noviembre de 2015 en el Alto neuquino.

El miércoles pasado se realizó una audiencia de impugnación, en la que el abogado querellante solicitó una reformulación del hecho y que se elimine la legítima defensa.

El argumento está sustentado en la existencia de una nueva prueba que demostraría que el homicidio no se produjo cuando el acusado, Martín Emanuel Mansilla (27 años), intentó defenderse de un ataque de Aguilera.

En este sentido, los jueces hicieron lugar a la petición y permitieron eliminar la mención que se hacía sobre “una intensa pelea”. Además, corrigió que se trató de 16 puñaladas -como publicó LM Neuquén- y no de 14, como figuraba.

Con el dolor empapando sus mejillas, la mamá de Jonathan metió las manos en su cartera y sacó una bolsa con fotos. Juana y Cecilia, hermanas del joven, no pudieron contener la angustia y rompieron en un llanto silencioso, tras advertir que era la primera vez que María se animó a ir a una audiencia.

La mujer tomó con orgullo una imagen en la que se ve a su hijo bailando. “Queremos justicia, queremos ir a un juicio por jurados, que la sociedad se entere de las cosas aberrantes que suceden”, sentenció Juana en referencia al asesinato de su hermano.

La joven relató que en una oportunidad, Jonathan vino de La Plata, donde estudiaba música, para cuidar a su mamá. “Trajo tres cosas importantes: su guitarra, un imán de los 80 años de papá y sus pelotas de hacer malabares, que usaba para juntar dinero cuando no le podíamos mandar”, afirmó con emoción Juana, tras señalar que “ese era su hermano”.

Aguilera fue asesinado luego de una noche de boliche. El joven acompañó a su sobrina hasta la casa de unos amigos de ella, en Santa Fe al 900.

Allí, Mansilla, quien había consumido cocaína y alcohol, lo habría asesinado de 16 puñaladas con un cuchillo de cocina. Aunque fue detenido en un primer momento, el acusado está libre, bajo tratamiento por su adicción a las drogas.

La prueba clave

Juntan plata para pagarle al abogado y al perito

Para lograr obtener una prueba que será clave en la estrategia de la defensa, la familia de Jonathan tuvo que contratar a un perito de parte. De esta manera, pudieron constatar que la primera puñalada que recibió fue por la espalda. Esto destierra cualquier teoría de una pelea entre Aguilera y Mansilla previa al homicidio. “Por eso sabemos que no hubo una pelea, que no tuvo posibilidad de defenderse”, señalaron las hermanas del joven asesinado. Si bien avanzaron en el esclarecimiento del caso, ahora tienen otro problema, que es obtener los recursos para afrontar los gastos que generó el perito y el abogado querellante.

Por eso decidieron hacer una peña folclórica en Aluminé, de donde son oriundos. “El pueblo nos apoya en este pedido de Justicia, todos queremos que se sepa lo que sucedió”. La familia también hizo referencia que la sobrina de Jonathan es testigo presencial del hecho, pero que entró en shock y por recomendación de su terapeuta no pede declarar. “Está muy mal y no habló nunca de lo que pasó esa noche”, confiaron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído