El clima en Neuquén

icon
Temp
97% Hum
La Mañana pesos

Quisieron estafar a un cliente y pagaron para zafar

 Un vecino sacó un crédito en una mueblería y firmó un pagaré en blanco. Canceló la deuda, pero los comerciantes falsificaron el contenido y reclamaron el pago. La víctima los demandó y ganó.

En enero de 2017 un vecino sacó un crédito en una mueblería ubicada en La Esmeralda e Ituzaingó de Cipolletti y adquirió un ropero, un ventilador, un mantel y cortinas, por un total de 2.000 pesos. Como garantía, firmó un pagaré en blanco, pero no lo retiró cuando saldó la deuda.

Meses después los responsables del comercio iniciaron un juicio ejecutivo para cobrar 15 mil pesos y en junio de 2018 la jueza de Paz, María Gabriela Lapuente, embargó el salario del vecino por 21 mil pesos, lo que le causó un perjuicio económico al cliente.

Te puede interesar...

El mismo damnificado presentó el reclamo en Defensa del Consumidor y paralelamente realizó una denuncia penal y una demanda por daños y perjuicios.

La causa derivó en la imputación de los responsables de la mueblería “Joyita Sandoval”, Joyada Olvido Sandoval Jara y Fernando Seguel por el delito de “abuso de firma en blanco”.

En la investigación se determinó que habían falsificado los datos del pagaré: Sandoval Jara escribió el contenido, mientras que Seguel aclaró la firma del denunciante. Pericias caligráficas efectuadas dejaron expuesta la maniobra delictiva.

A fines de 2019 las partes alcanzaron una conciliación en el caso de Seguel, quien le pagó 5.000 pesos a la víctima, por lo que su abogado Michel Rischmann con el aval de la fiscal Andrea Bravo propusieron su sobreseimiento.

Mientras que para Joyada Sandoval Jara pidió que se le conceda el beneficio de la suspensión del juicio a prueba, procedimiento conocido como “probation” que incluyó una retribución al damnificado de 10 mil pesos en dos cuotas de 5 mil. Además, le impusieron el cumplimiento de pautas de conducta por un año: fijar domicilio, no cometer nuevos delitos, presentarse cada tres meses en el Instituto de Presos y Liberados para informar sobre su estado económico-social y no consumir drogas ni abusar de bebidas alcohólicas.

El juez Julio Cesar Sueldo aceptó el acuerdo y dictó la sentencia en los términos consensuado.

La mujer comerciante cumplió las medidas establecidas y días atrás Rischmann y Bravo requirieron su sobreseimiento, lo que resolvió el magistrado.

Este diario se comunicó telefónicamente con el local comercial y contestó una mujer, presuntamente Joyada Sandoval, pero no quiso hablar del tema y cortó la comunicación abruptamente.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario