Refugiado iraní mató a su mujer de 56 tijeretazos

El asesino dijo que lo hizo porque no cumplió con el matrimonio.

AUSTRALIA

El hecho ocurrió en enero del 2015 en Australia. Y lo que lo convierte otra vez en noticia es la reciente declaración del autor de la tragedia, quien ayer fue declarado culpable por el asesinato de su mujer durante una audiencia ante la Suprema Corte de New South Gales, Australia (falta conocer por cuántos años será la pena). “La maté porque no cumplía las expectativas”, dijo el refugiado iraní que asesinó a su mujer de 56 puntazos.

A comienzos del año pasado, tres meses después de que la mujer había decidido dejarlo, Mokhtar Hosseiniamraei le dijo que pretendía hablar con ella. La pareja comenzó a discutir acaloradamente y sin ningún tipo de advertencia, el iraní sacó un par de tijeras y la apuñaló 56 veces.

Ambos se conocieron en Turquía en 2010, luego de que Hosseiniamraei debiera abandonar Irán por cuestiones religiosas. Allí, decidieron vivir juntos, pero las cosas comenzaron a ir mal. Hacia fines de 2014, sus vidas siguieron por separado y él comenzó a drogarse.

Leila Alavi, la infortunada víctima, comenzó a temer por su vida y lo denunció luego de un dramático llamado telefónico: “Eres una puta, voy a matarte y a arreglar a tu hermana y tus amigos que te han convertido en esto”, fueron las tenebrosas palabras de su ex. La joven realizó la denuncia y consiguió una orden policial para que se mantuviera alejado de ella.

Sin embargo, lejos de parar, el hombre continuó acosándola. La joven trataba de evitarlo, pero cada día era más complicado. “Era una cacería”, tal como relataría un familiar de Alavi.

Tres meses después de la separación, Hosseiniamraei se hizo presente en la peluquería donde Alavi trabajaba y la instó a encontrarse con él en el auto. Sin que nadie se diera cuenta, el iraní robó unas tijeras que luego utilizaría para el crimen.

La chica de 26 años fue apuñalada 22 veces en la cabeza y el cuello, 27 en el rostro y las piernas y siete en las manos y hombros, detallaron las autoridades, mientras el hombre escuchaba con absoluta frialdad en el juicio en su contra.

“La apuñalé en el corazón y en el cuello porque no obedecía la regla del matrimonio”, confesó Hosseiniamraei la semana pasada. “Cuando nos casamos, tomamos un compromiso, un compromiso moral tras otro. Pero en este país eso no significa nada”, añadió el refugiado asesino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído