Represores, acusados de violación

Por primera vez, se acusa a 8 imputados de La Escuelita IV de cometer delitos sexuales.

Por Georgina Gonzales

Neuquén.- La querella de la APDH en el juicio de la causa La Escuelita IV solicitó ayer al Tribunal que ocho de los imputados sean juzgados además por el delito de violación y abuso sexual, luego de leer la declaración de una víctima que denunció haber sido violada por dos hombres durante su cautiverio en el centro clandestino de detención.

Se trata de Gabriel Carmona, un ex inspector de tránsito de la Municipalidad de Cipolletti y militante del PJ, quien fue perseguido en su trabajo con varios sumarios y finalmente obligado a renunciar a punta de pistola, introducido en un Ford Falcon y llevado, según supuso la víctima, a la Escuelita en los fondos del batallón militar.

Carmona había realizado la denuncia el 2 de julio de 2008, pero murió hace dos años.
Al pedido de cambio de calificación adhirieron los abogados querellantes Natalia Hormazabal (Ceprodh) y Marcelo Medrano (Secretaría de DDHH de la Nación) y el fiscal Walter Romero.
Las defensas manifestaron su sorpresa ante el pedido y acordaron con el Tribunal que en la apertura de la jornada de hoy darán su respuesta.

En la declaración que Carmona realizó ante el por entonces juez de instrucción federal Guillermo Labate, describió que al subirlo al Falcon fueron hasta la Ruta 22 y luego lo esposaron y le taparon los ojos. Después lo metieron en una pieza.

Gabriel Carmona, ex inspector de tránsito de Cipolletti, fue torturado y violado en la última dictadura.

Denunció que allí reconoció al agente de Inteligencia Raúl Guglielminetti, quien le preguntó si era peronista, a lo que él respondió: "A mucha honra". "Entonces sos montonero", le habría contestado el represor, quien luego le propinó golpes de puño en la panza y patadas una vez que cayó al suelo.
Carmona dijo que le quebraron los dedos de las manos, le tiraron agua, lo desnudaron, lo golpearon con toallas mojadas y le aplicaron picana eléctrica. Relató que quedó solo, tirado en esa habitación, y que al otro día ingresaron dos hombres con el rostro descubierto: dijo que uno era morocho con rasgos mapuches y otro flaco. Según su testimonio, lo tiraron al suelo boca abajo, ambos lo violaron y posteriormente le introdujeron un hierro por el ano.

Torturas y amenazas

Luego de las violaciones y torturas, Carmona fue liberado y amenazado para que no cuente nada. Sostuvo que no se hizo atender por médicos y que nunca le contó lo sufrido a su familia porque estaba muy atemorizado.

Juan Cruz Goñi, querellante de la APDH, argumentó en su pedido que las violaciones sexuales se repitieron en todo el país durante la dictadura militar y aseguró que deben ser juzgadas como delitos de lesa humanidad porque eran parte de su manera de excluir a las víctimas de su condición humana.

¿Qué pasó con Juan Mateo Nieto? El reclamo de sus familiares

La audiencia de ayer trató además el caso de Juan Mateo Nieto, estudiante de Abogacía y militante del Partido Socialista Popular, quien aún permanece desaparecido. Declararon su hija, María Liliana Tesan; su ex mujer, Adriana Álvarez, y su mamá, Leticia Birlis.

Nieto fue secuestrado el 8 de junio de 1978 en Roca. Salió a trabajar y no volvió. Su mujer pidió pero nunca lograron saber nada del paradero de Nieto. La mujer de la víctima estaba embarazada de María Liliana. La joven reclamó ayer saber sobre su padre. "Quiero las respuestas que busco hace 37 años y les pido a ustedes que las busquen para poder hacer el cierre que tanto necesitamos", imploró.
Adriana Álvarez pidió disculpas a sus hijos por no haber podido hablar del tema. "A los 21 años quedás tan destruido que ni siquiera sos capaz de decirle algo a tus hijos", declaró la mujer, compungida. Birlis dijo que su hijo era un buen hijo, padre y amigo. Negó que fuera guerrillero. La mujer reclamó saber qué ocurrió con su él.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído