Robo millonario en un estudio jurídico del Bajo neuquino

Los ladrones arrancaron el sistema de alarmas y trabajaron con datos precisos el fin de semana.

Neuquén.- Al menos dos personas desvalijaron un estudio contable e inmobiliaria del Bajo neuquino y se alzaron con 300 mil pesos en efectivo y valores por mucho dinero, que superaría el medio millón de pesos, además de varios títulos de propiedad. Luego de desactivar las alarmas y de forzar una reja del edificio de una planta de la calle Misiones al 200, se dedicaron a seleccionar el botín, que incluyó también una carpeta con los legajos de los empleados.

El golpe fue ejecutado a la perfección. Todas las oficinas estaban revueltas. Se llevaron 300 mil pesos, pagarés, cheques y títulos.

El golpe fue ejecutado a la perfección y los ladrones sabían lo que buscaban. En el edificio trabajan dos abogadas, dos martilleros públicos y una contadora. Todas las oficinas estaban revueltas; las cosas de los cajones desparramadas y los placares abiertos mostraban que entre el domingo y la madrugada del lunes se hizo una búsqueda minuciosa destinada a encontrar dinero, pagarés, cheques y algunos títulos de propiedad.

Los ladrones eligieron el objetivo con la certeza de lo que iban a encontrar. Con un hierro de 8 pulgadas de más de 2,5 metros de extensión y con un gancho en la punta arrancaron una sirena de la alarma, ubicada contra el alero del techo de tejas. Luego, saltaron una reja lateral y cortaron el ingreso de las líneas telefónicas. También seccionaron los barrotes de una ventana y por allí ingresaron.

La alarma se disparó, pero los ladrones la arrancaron y destruyeron un nodo de cables telefónicos para evitar que el sistema de monitoreo alertara a la Policía.

"Revisaron sobre por sobre para sacar el dinero, hasta una billetera que tenía 2 pesos se llevaron", contó una de las dueñas del estudio.

Caramelos y champagne

Mientras los delincuentes cumplían con su tarea, tuvieron tiempo para comer caramelos Butter Toffees de dulce de leche y dejaron los envoltorios sobre los escritorios. Además, sacaron de la heladera un champagne Deseado, pero lo abandonaron junto a dos copas.

No se llevaron las costosas computadoras, ni los equipos de música, y se fueron por la misma ventana por la que entraron.

"Me llamó la atención el fierro largo que estaba en la entrada. Abrí la puerta a las 8:30 y apenas ingresé a las oficinas, vi el despioje que había y llamé a la Policía", relató Gustavo Parada, martillero del estudio y ex combatiente de Malvinas.

Una de las abogadas contó que se llevaron títulos originales de propiedad. "También me sacaron cheques y pagarés por valores importantes", agregó la contadora.

Un trabajo con ayuda interna

Aunque la investigación está dando sus primeros pasos, hay algunos datos que hacen pensar en la complicidad de un entregador que conocía el manejo del estudio. A los pesquisas les llamó la atención que sabían lo que había en las oficinas. Entre todo lo que se llevaron, hay algo que llamó la atención: una carpeta con los legajos de los empleados del estudio que estaba en un pequeño anaquel de una oficina. Las sospechas apuntan a un entregador que sabía que en el estudio había una gran cantidad de valores. Debido al feriado bancario del viernes, las operaciones habían sido pospuestas hasta ayer. "Ya denunciamos los cheques y otros valores", añadió la contadora. Los ladrones no pudieron encontrar la central de mando de la alarma, que estaba oculta en un placard. Gracias a eso, los investigadores podrán determinar la hora exacta en que los ladrones cortaron la línea telefónica. Lo único que se estableció con certeza es que la alarma se disparó y nadie en el barrio escuchó. Los comerciantes del Bajo denunciaron que durante las noches la Policía no recorre el sector.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído