Sacaron granadas activas del museo de Fernández Oro

El material explosivo estuvo expuesto desde la creación del histórico lugar.

Fernández Oro
El museo municipal de Fernández Oro, desde su inauguración hace 17 años, tenía en exhibición municiones y granadas de fabricación militar que estaban activas y que podrían haber hecho volar las instalaciones en cualquier momento, pero nadie lo sabía.

La peligrosidad de este material fue detectada el 27 de julio, cuando en medio de una remodelación, un técnico de Higiene y Seguridad recorrió el lugar y advirtió sobre el material explosivo.

3 granadas de fabricación militar activa y una ojiva de mortero retiraron del museo.

El perito asesoró a la asociación civil que trabaja en el museo, con apoyo del municipio, y el miércoles el material fue retirado. “Por suerte se evitó una desgracia”, dijo ayer la responsable del museo, Carmen Di Prinzio.

Tan afortunados fueron, que ni siquiera tuvieron que lamentar daños cuando llevaron la colección de las vitrinas de doble cara, donde originalmente se exhibía, a un depósito, antes de que el técnico se diera cuenta de que podría estar activa.

El comisario inspector Jorge Leiva, al frente de la Dirección de Bomberos de la Policía neuquina, contó que la Brigada Explosivos intervino por orden del Juzgado Federal de General Roca.

Al desembarcar en Fernández Oro, los peritos secuestraron tres granadas de fabricación militar, una ojiva de un mortero, gran cantidad de municiones de grueso calibre y cartuchos de gas lacrimógeno utilizados para disuasión social, por distintas fuerzas de seguridad.

“Determinamos que el material secuestrado estaba presto a ser explotado”, sostuvo el jefe de Bomberos. Así, detalló que las granadas tenían su tren de fuego y los cartuchos estaban totalmente conformados. “Podían ser disparados, después que funcionen o no es otra cuestión”, añadió.

Como el material no se encontraba desactivado y representa una amenaza, será destruido en un sitio que se mantiene en reserva. Hasta ayer, permanecía bajo custodia de los bomberos neuquinos.

Oficial
Desconocen la procedencia

La responsable del museo, Carmen Di Prinzio, dijo a LM Cipolletti que desconocen la procedencia del material, como tampoco se sabe el origen de otras colecciones, ya que el museo no tuvo un inventario ni en sus inicios ni en la gestión pasada. “El origen de los objetos es un capítulo vacío”, sostuvo la ahora responsable del lugar, que pasará a llamarse Museo Estación Cultural (MEC).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído