El monto fue calculado teniendo como base los precios promedio del mercado local y ponderando la participación de cada componente mineral en los productos beneficiados industrialmente.

Estos valores corresponden en un 75% a no metalíferos y el 25% a rocas de aplicación. Cuando se habla de minerales no metalíferos se hace referencia a la arcilla, asfaltita, bantina, bentonita, caliza, dolomita, halita y yeso. Mientras que dentro de la clasificación de rocas de aplicación se encuentran los áridos, materiales volcánicos y ornamentales.

El empleo directo generado por la actividad minera fue en 2017 de 1571 puestos de trabajo. Este se mide considerando diferentes parámetros como operaciones de extracción en yacimientos, el transporte y el beneficio industrial (plantas).

A su vez, los puestos de trabajo indirectos son calculados como el quíntuple de los directos y arroja una cifra de 7305 puestos laborales.

El director provincial de Minería, Carlos Portilla, indicó que el total global de volumen físico producido durante 2017 alcanzó las 2.309.643 toneladas.

En tanto, las rocas de aplicación correspondieron a 1.586.207 toneladas, mientras que los no metalíferos a 723.436 toneladas.

Portilla precisó que el área a su cargo midió un total de 8766 puestos de trabajo, de los cuales 1571 son directos y se refieren a operarios que se encuentran en mina, en cantera o en planta.

Mientras que los 7305 puestos indirectos se obtienen de una ecuación internacional en la que se multiplican los empleos directos por cinco y que repercuten en los servicios, transporte e insumos de la industria.

Para arriba, también en el ranking

Según la encuesta anual realizada por el instituto Fraser de Canadá referido a la actividad minera mundial, Neuquén logró dar un salto en el ranking del Índice de Atracción de Inversión (IAI), ubicándose en el puesto 57.

En la edición del año anterior, la provincia figuraba en el puesto 103, según Fraser.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído