Sapag y el TSJ: nombró a seis vocales en ocho años

Al gobernador neuquino le tocó renovar el Tribunal sobischista.

FERNANDO CASTRO
fcastro@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
En sus tres últimos meses de gestión, el gobernador Jorge Sapag se encargó de completar la composición del Tribunal Superior de Justicia (TSJ). El final de esa tarea dejó a dos ex asesores de su gobierno entre los vocales. El jueves pasado la Legislatura, con la ausencia de diez diputados, votó a favor del pliego de Alfredo Elosú Larumbe, que no recibió ninguna impugnación en el camino que lo transformó en el quinto vocal del TSJ, algo que le ahorrará a Omar Gutiérrez, cuando asuma, un posible dolor de cabeza en la próxima composición de Diputados.

Desde su primer gobierno en 2007, Sapag encaró una etapa de recambio en la cima del Poder Judicial, desprestigiada como quedaba luego de dos administraciones de Jorge Sobisch. Aquel Tribunal se hundía en el barro del escándalo y las acusaciones: sumaba el rechazo de gremios, organizaciones sociales y su sesgo político oficialista era una pancarta de cuanta movilización fatigara las calles de la provincia. Este escenario precipitó las denuncias y los procesos de juicio político que recayeron sobre parte de su integración, impulsadas por los gremios Sejun y ATEN, y la multisectorial de organizaciones políticas y sociales.

Dos de los designados fueron funcionarios de Sapag.

En las acusaciones hubo casi para todos los gustos: desde persecuciones a funcionarios judiciales hasta irregularidades por cobros de plus salariales de algunos de los integrantes.

Por eso, el 2008 fue el año de las modificaciones. Tres de los integrantes en el ojo de la tormenta tuvieron que irse: Roberto Fernández, el recientemente fallecido Jorge Sommariva y Eduardo Badano, el único de los tres que se sometió al enjuiciamiento, ya que los dos restantes se jubilaron para eludir el proceso.

Para el trío de vocales en cuestión, ese año Sapag promovió a tres reemplazantes: Antonio Guillermo Labate, Leila Martínez y Oscar Ermelindo Massei. Sólo cuatro años después, en 2012, ya en su segundo mandato, debió recurrir a una nueva designación. Esta vez su candidato fue un colaborador, el entonces asesor general del gobierno, Evaldo Moya (el vocal Felipe Cía ya se había jubilado). Así, el TSJ quedó totalmente integrado una vez más y sin rémoras evidentes del bochornoso pasado reciente.

Hubo una segunda etapa de cambios y es la que acaba de culminar. En todos los casos, fueron producto de jubilaciones. La primera en irse por este motivo fue Martínez. Su salida pasó sin mayor revuelo, pero no le sucedió lo mismo a su reemplazante, Soledad Gennari, hasta entonces (también) asesora general del Gobierno. Su pliego obtuvo un respaldo mayoritario en comisiones. Pero ese plácido camino al recinto se alteró en la sesión legislativa de fines de septiembre pasado: el kirchnerismo, que había buscado "acordar" el reemplazo de Martínez, montó una escena de escándalo. Hubo diputados, como Rodolfo Canini, que denunciaron la presunta compra de voluntades desde el MPN para que el nombramiento llegara a buen puerto. Finalmente, como esos corredores que estiran el cuello para que la foto acredite que ganaron en el sprint final, Gennari obtuvo los dos tercios de los votos que necesitaba.

La otra vacante entre las recientes la dejó Labate. Había dicho "ni" cuando se le preguntó si este era el año de su jubilación. Se fue el mes pasado y Sapag envió a la Legislatura el pliego de Larumbe, que viene a completar una de las patas flojas que había quedado, la de la sala penal del TSJ. Que se sepa, no tiene grandes detractores dentro de la Justicia. No los tuvo el día de la votación de su pliego. Si bien hubo diez diputados que no estuvieron en la sesión, un hecho ultrallamativo para este tipo de tratamientos, en comisión había recibido un consenso unánime.

Esta fue la última designación de Sapag en el TSJ, a menos de un mes del fin de su segundo gobierno.

Aval legislativo
Designaciones, respaldadas en la Cámara

Antonio Guillermo Labate
Juró el 13 de noviembre de 2008. Fue designado por la Legislatura en la 15ª sesión ordinaria. Hace poco optó por la jubilación.

Lelia Graciela Martínez
Fue nombrada por la Legislatura el 20 de noviembre de 2008. Prestó juramento el 1 de diciembre del mismo año. Se fue este año.

Oscar Ermelindo Massei
Juró en su cargo el 19 de diciembre de 2008. Forma parte del actual Tribunal.

Evaldo Darío Moya
Es vocal desde febrero de 2012. Actualmente se desempeña como presidente del TSJ.

Soledad Gennari
Fue votada en septiembre del 2015. Es la única vocal mujer.

Alfredo Elosú Larumbe
Es el último de los nombramientos. Fue designado el jueves pasado en la Legislatura.

Un auxilio de 472 millones de pesos

NEUQUÉN
El Poder Judicial volverá a recibir un millonario auxilio económico de parte del Poder Ejecutivo en 2016. Así quedó claro en la Legislatura durante el tratamiento del presupuesto.

La situación pone en foco nuevamente los pedidos de la Justicia para discutir cambios en la ley que coparticipa fondos para su funcionamiento.

El administrador general de la Justicia, Eduardo Manqueo, dio un pantallazo el lunes pasado ante los legisladores provinciales. Según dijo durante su presentación, el año que viene un 27 por ciento de las partidas que tendrá la Justicia estará compuesto de aportes del Tesoro provincial. Es una gran porción de los 1776 millones de pesos del presupuesto.

Según las cifras que hizo públicas, si se compara los aportes que percibía del Tesoro en 2012, el monto se multiplicó por seis. Ese año el Poder Judicial recibió contribuciones por $95 millones, pero en 2013 ese monto disminuyó a $26 millones. En 2014 subió a $67 millones, aunque para 2015 la cifra se sextuplicó y llegó a los $405 millones. En tanto, el año que viene se prevé que la suma llegue a $472 millones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído