Se busca conductor

El tarifazo que llevará la bajada de bandera de taxis y remises de 23 pesos a 39,60 pesos en sólo cuatro meses (en el marco de una actualización tarifaria atrasada para el sector) planteará a más de un pasajero pensar varias veces si se debe utilizar el servicio. Aun más en horas de la noche, cuando tanto el valor de la bajada de bandera como la ficha tienen un 15 por ciento adicional a la tarifa diurna.

Y es en ese tramo del día que muchos utilizan los autos de color amarillo y/o los remises para evitar dolores de cabeza ante una eventual copa de alcohol que acompañe la tertulia nocturna y que pueda derivar en una multa por alcoholemia positiva ante el programa de alcohol cero en la ciudad de Neuquén. Será entonces cuando la figura del conductor designado cotizará más que nunca y aquellos que tengan esa cualidad -contar con auto, salir y no beber- serán intensamente buscados y codiciados. Y no faltará quien diga que este columnista con esta apreciación hace “apología del bebedor”, hecho que está muy lejano a esa realidad. Sin embargo, lo he dicho en otras ocasiones además de que cada fin de semana en los controles queda reflejado, a fuerza de la tolerancia cero y las multas no se logran los objetivos, ya que se debe incentivar mediante campañas la figura del conductor designado, entre otros matices.

Te puede interesar...

En cuatro meses la tarifa de taxis y remises subirá un 72 por ciento y será otro impacto al bolsillo.

Pero regresando al tarifazo del servicio público de taxis y remises -donde los controles de los prestadores es un tema pendiente-, seguramente impactará en los pasajeros que ya no subimos tanto a esos autos y caminamos unas cuadras para ahorrar. Y eso lo notan los propietarios y peones de taxis que ya registran una merma en la actividad que ronda el 50% en los últimos meses.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído