Se fue Cimalco, pero quedó la mugre e invaden las ratas

Los vecinos de Cumelén están hartos de vivir en estas condiciones.

Andrea De Pascalis
depascalisa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Aunque se trasladó a Parque Industrial hace varios años, las huellas que dejó Cimalco siguen siendo un serio problema para los vecinos del barrio Cumelén. "No desmantelaron nada. Está todo igual, se acumula basura y proliferan ratas por todos lados. Esa es la gran queja de los vecinos que viven cerca", resumió la presidenta del barrio, Susana Gutiérrez.
Como aún quedan columnas de cemento, estructuras de hierro y otras construcciones que recuerdan el pasado de la empresa de premoldeados, los vecinos creen que las ratas hacen nidos y se multiplican entre este abandono, y que cuando hay algún movimiento empiezan a moverse por todos lados. "También está lleno de cucarachas", coincidieron quienes viven a pasos del predio.
Gutiérrez solicitó a las autoridades municipales que intervengan y exijan la limpieza total del predio. "Si no pueden con esto, queremos que concreten algunas de las cosas que se acordaron cuando hace varios años atrás el Municipio firmó el convenio con Cimalco", remarcó la vecinalista, quien recordó que entre los compromisos estaba la ejecución de un espacio verde para el barrio. "Sería bueno que por lo menos empiecen con eso", indicó.
Los vecinos también esperan que se avance pronto con la construcción del Jardín 58, que se construirá en la reserva fiscal de este terreno, donde está planificado un nuevo loteo con destino a construcción de viviendas y comercios.

Iluminación
La mugre y la presencia de ratas no son los únicos problemas. La falta de alumbrado público sobre la calle 12 de Septiembre, que se abrió al público hace más de un año, es también un dolor de cabeza para los vecinos. "Tenemos mucha oscuridad y problemas de seguridad porque está todo oscuro, a la noche es recomendable no pasar por ahí. Es una boca de lobo y en algunas oportunidades se han encontrado cosas robadas", comentó la presidenta de la comisión vecinal, al referirse a la calle con nombre a designar, que atraviesa el ex predio Cimalco por la mitad.
"La calle es oscura y peligrosa para nosotros. El paredón de nuestra casa es bajo y nos da mucha inseguridad desde que se fue la empresa. Teníamos muchos yuyos, pero después de un reclamo los sacaron", agregó una mujer que tiene su casa a pasos del predio.

Los vecinos aún esperan la prometida urbanización
En este predio que hoy genera inconvenientes se planea una urbanización que ya se comercializa y que tiene el visto bueno del Ejecutivo municipal. El proyecto que lo transformará en barrio data del 2009 y propone que el lote -de dos hectáreas y media- se divida en 22 terrenos, calles, un espacio verde y la cesión de 13 metros de ancho de la calle 12 de Septiembre entre Anaya y Nogueira, la única parte del convenio que se cumplió.
La plaza que se acordó tendrá 1400 m2 y en la reserva fiscal que exige cualquier desarrollo urbanístico se construirá el Jardín 58. Los lotes oscilan entre los 600 m2 y los 930 m2. Algunos de ellos tienen frentes sobre San Martín y 12 de Septiembre y serán destinados para uso comercial.
No serán lotes baratos, y una vez que Cimalco borre sus huellas y se convierta en barrio, la zona se volverá a revalorizar. Los terrenos ya se venden a un valor promedio de u$s 250 el metro cuadrado. Si bien se vendieron algunos, el proyecto por el momento no parece avanzar.

Los basurales clandestinos, otro gran dolor de cabeza


No sólo las viejas estructuras de Cimalco preocupan a los vecinos del barrio Cumelén por las consecuencias ambientales que generan, sino también los basurales clandestinos que proliferan en la cuadra ubicada frente al predio, sobre calle 12 de Septiembre, en la zona centro-oeste de la ciudad.
"Tiran de todo porque está todo oscuro, a la noche no se ve nada y aprovechan para dejar basura en cualquier lado del predio", comentó un comerciante del barrio, quien agregó que si alguien encuentra a uno en alguna acción sospechosa no puede decir nada porque el sospechoso enseguida te hace frente y te insulta.
Olores insoportables
La presidenta de la vecinal, Susana Gutiérrez, dijo que los basurales que se generan provocan olores nauseabundos y se suman al abandono del predio de la empresa de premoldeados.
"Acá arrojan de todo, y cuando hay cosas que se vuelan -como papeles o algunas especies de botellas- se acumulan entre los escombros de Cimalco y quedan ahí por tiempo", explicó la vecinalista.
Además de la oscuridad que promueve que muchos vecinos desaprensivos arrojen sus desperdicios con total impunidad, los vecinos plantean que las cajuelas que estaban en ese espacio motivaron la mala costumbre de tirar basura a metros de las vías, un mal hábito imposible de erradicar a pesar de los intensos pedidos.
"Es una mugre; el olor es insoportable", comentó una señora, algo que comparte la mayoría de los que viven en la zona, quienes aseguran que insistirán en la limpieza hasta lograrlo. Saben que no será nada fácil, pero ninguno se da por vencido.


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído