Se hizo pasar por inválido y engañó hasta al Papa

Un italiano fue descubierto tras 12 años de vivir de la ayuda social.

Italia. Roberto Guglielmi, un hombre que simuló una paraplejia con el objetivo de recibir pagos del Estado en Italia, fue finalmente expuesto por la Policía después de 12 años de vivir la mentira. El florentino de 55 años fue detenido la semana pasada luego de que se obtuvieran imágenes de cámaras de seguridad que revelaban que el estafador podía caminar por sí mismo, sin ningún tipo de inconvenientes. El impostor llegó a engañar hasta al mismísimo Papa Francisco, quien en 2015 lo había recibido en una audiencia por su “conmovedora historia”.

Para parecer más creíble y engañar a los médicos, este italiano estaba dispuesto a hacer cualquier cosa. El farsante se inyectaba anestésicos locales que reducían la sensibilidad muscular de esas zonas y de esta manera podía soportar dolorosas terapias. Insólitamente, el hombre llegó a lanzar un movimiento de lucha por los derechos de las personas con discapacidad.

Te puede interesar...

Según informó el medio italiano Repubblica, la estafa se originó en 2007 con un falso accidente automovilístico. Aunque después se conoció que aquel choque con un auto fue realizado con ayuda de un vecino de Florencia, su ciudad natal. De todos modos, a partir de ese momento, gracias a un historial médico falsificado, el hombre comenzó a fingir que era parapléjico, asistiendo a todos los médicos necesarios para certificar la discapacidad, pero también engañando a amigos y conocidos.

Trampa: Las cámaras registraron cómo el supuesto inválido caminaba sin problemas.

Todavía fingiendo su discapacidad, en 2014 le escribió al Papa Francisco, quien se conmovió con su historia y lo llamó por teléfono: al año siguiente, como se documenta en una foto que terminó en el procedimiento de la investigación, el Papa aceptó recibirlo en una audiencia. “El cielo me ha vuelto a abrir”, dijo Guglielmi en ese momento.

El tramposo fue eventualmente expuesto este 9 de abril, cuando regresaba a Florencia después de unas vacaciones en Togo y fue visto bajando las escaleras del avión por sus propios miedos, sin silla de ruedas de por medio.

Las autoridades comenzaron una investigación y confirmaron sus sospechas gracias a una serie de grabaciones registradas por cámaras de seguridad. La supuesta invalidez le posibilitó cobrar por doce años asignaciones por su condición y aprovechar plazas de estacionamiento especialmente asignadas para discapacitados. Sin embargo, unos cuidadores tenían la sospecha de que el hombre fingía constantemente, que se acrecentó cuando fue visto sin su silla de ruedas al bajar de un avión tras sus vacaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído