Se podrá disfrutar del río Limay aunque falten obras

Estiman que la nieve y las lluvias "limpiarán" el cauce para el verano.

Ana Laura Calducci

calduccia@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La nieve que hoy cubre la cordillera augura un verano con balnearios aptos para meterse al agua. Todo dependerá de que el caudal alcance para diluir los residuos que se vuelcan al río Limay. La solución de fondo para terminar con la contaminación todavía está lejos; demorará varios años más, cuando terminen algunas obras que están en marcha y se ejecuten otras que aún no comenzaron.

Hasta diciembre de 2016, poco o nada se hablaba sobre la contaminación del agua en los balnearios de la ciudad. Una medición de laboratorio, que halló partes de la bacteria fecal Escherichia coli por encima del límite tolerable, cambió para siempre la relación de los vecinos con el Limay.

Te puede interesar...

El subsecretario de Recursos Hídricos, Horacio Carvalho, indicó que tras ese llamado de atención se lograron “mejoras”, pero la solución definitiva llevará tiempo. Aclaró que igual se podrá disfrutar del río este verano “porque en 2017 ya no hubo problemas y ahora los caudales están más altos, lo que favorece la limpieza del cauce”.

Señaló que existe contaminación porque “en Neuquén hay desbordes cloacales que son evidentes, todos los ven, y se producen por la falta de capacidad de conducción de los caños”. Agregó que esas pérdidas malolientes quedarán en el pasado cuando terminen la Colectora del Oeste 2, que empezaron a construir hace un año y debería estar lista a fines de 2019.

marcha por la contaminacion del rio

Mencionó que otra inversión crucial es el saneamiento del arroyo Durán, que se planificó en tres etapas. La primera empezó hace cinco meses y terminará en marzo de 2019. Las otras dos aún no tienen financiamiento confirmado.

Carvalho contó que, en casi dos años, lo que pudieron completar “son las conexiones clandestinas del arroyo Durán que se taparon y la ampliación de la planta Tronador, que está funcionando en un 100%”.

Señaló que también están haciendo obras para mejorar los ríos fuera de Neuquén capital, como la planta de tratamiento de Senillosa y los pluviales de Rincón de los Sauces.

Para los integrantes de la organización Salvemos los Ríos, impulsores de las marchas contra la contaminación de 2017, lo que se hizo hasta ahora es poco.

obras

Luis Arellano, vocero de la organización e integrante del comité provincial de Alerta Hídrica, explicó que “hay varias obras importantes que todavía no se encararon, como la planta de Plottier, donde un 30% de las casas tiene conexión cloacal y el resto son pozos que van a las napas”.

Agregó que “lo mismo pasa con emprendimientos en la cordillera y por eso hay problemas en La Angostura, Pehuenia, Aluminé o Junín con afluentes de los ríos que tenemos acá”. Y denunció: “No es cierto que la planta Tronador esté a pleno, porque hace 20 días filmamos con un dron y las paletas estaban paradas, así que tiraban crudo al río”.

Remarcó que, aun cuando las mediciones den por debajo del tope de 200 partes de bacteria cada 100 mililitros, el problema no está solucionado. “Eso no significa que estemos mejor este verano, porque con 180 dicen que está apto, pero el río igual sigue al límite y eso no cambió”, alertó.

Marzo: de 2019 debería estar terminada la primera etapa del saneamiento del Durán.

El responsable de Gestión Ambiental de la AIC, Héctor Labollita,

La AIC medirá la contaminación en noviembre

La palabra final para saber si se podrá disfrutar del río este verano la tiene la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), que hace un análisis detallado en laboratorio de la calidad del agua. Ese muestreo comienza en noviembre y los resultados estarán listos para los primeros días de diciembre.

El responsable de Gestión Ambiental de la AIC, Héctor Labollita, contó que el muestreo se hace en esa época del año “porque es un control específico para informar a los municipios si los balnearios están aptos para recreación”.

Explicó que el análisis consiste en “muestras semanales, que son cinco durante 30 días, para tener un valor razonable y seguro”. Agregó que, “si el resultado amerita algún control adicional, se sigue durante diciembre o el resto del verano”.

Dijo que la AIC no puede emitir un pronóstico sobre qué esperar este verano, “pero podemos decir por ahora que tenemos una situación un poco mejor que el año pasado y no tenemos una condición de sequía extrema como hace dos años”.

Horacio Carvalho, subsecretario de Recursos Hídricos.

La ley de alerta no cambió demasiado

Para el subsecretario de Recursos Hídricos de la provincia, Horacio Carvalho, la ley de alerta hídrico-ambiental sancionada en junio del año pasado no produjo grandes cambios en la preservación de los ríos.

“Nosotros venimos haciendo el monitoreo como siempre y esta ley no modificó nada. También hay una equivocación conceptual porque la ley no aporta fondos, crea uno para ir a Nación a buscar recursos cuando hay algún proyecto o un programa específico, pero es algo que también venimos haciendo”, explicó.

El funcionario contó que la subsecretaría dispone desde hace años del Fondo Hídrico para el control de todos los cuerpos de agua de la provincia y agregó: “Ahora estamos haciendo un relevamiento específico de cada planta de tratamiento en todos los municipios de la provincia por iniciativa propia, sin la ley”.

Para Carvalho, lo único que modificó la declaración de alerta “es la participación de la ciudadanía con organismos que forman parte de un comité provincial, que es importante para que la sociedad esté informada”.

Por último, contó que la reglamentación de la norma saldrá en unos días y que tardaron en redactarla “por esto de que atraviesa varias leyes existentes, como la de Ambiente, del EPAS o el Código de Aguas”.

LEÉ MÁS

Una web para mapear la contaminación de los ríos

Prevén 5 años para frenar la contaminación del río

El río Neuquén tiene serio riesgo de daño ambiental

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído