Secuestrado, torturado y humillado por su novia

Un joven de 22 años vivió un infierno hasta que la Policía lo rescató.

Durante tres años, un joven de 22 años fue torturado, humillado, golpeado, apuñalado, denigrado y secuestrado por su novia, quien no le permitía siquiera ver a su familia. Era su esclavo. Finalmente, la Policía inglesa rescató a Alex Skeel, la víctima, y detuvo a Jordan Worth, la agresora.

Se conocieron cuando eran adolescentes. Crecieron juntos y decidieron convivir. Jordan se graduó de la Universidad de Hertfordshire con un Honores en Bellas Artes y quería convertirse en maestra. Había participado en el cuidado y el trabajo voluntario para animales y había recaudado dinero para niños en África. Nada hacía prever que detrás de esa máscara habitaba un monstruo. Hasta que se obsesionó con su novio.

Con un comportamiento enfermizo, comenzó a controlar a Skeel hasta la locura. Primero le ordenaba qué debía vestir, pero la violencia fue aumentando hasta que durante la convivencia el joven atravesó todo tipo de tormentos: en una ocasión lo golpeó en la cara y en las manos con un martillo. Otro día le negó alimento durante interminables horas, e incluso lo aisló por completo de su familia.

Los abusos se expandieron cada vez más. Era frecuente que el joven fuera atendido en el centro de urgencias del hospital más cercano en Stewartby. Ponía cualquier tipo de excusas ante la atenta mirada de su inquietante verdugo. Pero no fue él quien dijo basta. Una noche de junio de 2017, un vecino escuchó golpes, gritos y todo tipo de ruidos en el apartamento que los novios compartían y decidió llamar a la Policía, ya que temía que la vida de alguno de ellos estuviera en peligro.

Un patrullero policial tocó a la puerta. Los oficiales observaron que el joven tenía quemaduras en las manos, los brazos y las piernas. Cuando le preguntaron, les dijo que se las había provocado él mismo, pero no le creyeron. Ese día comenzó la liberación de Skeel. Ella, finalmente, fue sentenciada a siete años de prisión.

--> Detalles de un amor enfermizo

El día que su abuelo “murió”. Una vez, la novia captora le dijo que su abuelo había muerto. El chico lloró desconsoladamente durante horas. Al final, le confesó que era mentira y lo castigó por haberse preocupado tanto por su familia en desmedro de ella.

¿Cómo son sus días hoy? Ahora Alex se dedica a contar su experiencia para que otros no atraviesen lo mismo y conozcan cuáles son las alertas tempranas para no caer en el mismo peligroso pozo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído