Ser clown: la vuelta a la niñez para dar felicidad

Buscan en su infancia el teatro y el humor para placer de grandes y chicos.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- La vida puede cambiar mucho cuando un elástico fino presiona la piel de las mejillas y una nariz de plástico rojo se apoya contra el tabique y dificulta un poco la respiración. Cambia, sobre todo, la forma de comportarse. Se modifica también el modo de ver el mundo. Con una nariz de payaso, los actores se desnudan, se encuentran, se liberan, se vuelven niños.

La actriz usa ropa a rayas rojas y blancas y tiene dos trenzas tiesas que desafían la gravedad. Tiene el rostro maquillado y, por supuesto, una nariz de payaso. Se mueve por el escenario improvisado de una escuela con gestos exagerados, con grandes zancadas y brazadas, con la soltura de un niño al que no le importa el qué dirán.

El ritmo de su movimiento no lo marca el tictac de un reloj, sino la risa aguda de cientos de niños de guardapolvo blanco que le señalan con el dedo a dónde mirar, cuándo exagerar un poco más, cuándo decir alguna palabra.

Los actores apenas hablan. A veces, un barullo de risas y gritos infantiles tapa lo que tratan de decir por unos micrófonos inalámbricos. Otras, cuando cunde el silencio, no hablan porque no les hace falta. Basta una mirada, una boca torcida o una ceja levantada para expresar las cosas. Bastan algunos sonidos incomprensibles. Basta una complicidad invisible que se construye entre el público y el payaso.

Delirio: Es una técnica teatral que cautiva a los niños. Los personajes casi ni hablan.

"El clown es una técnica teatral que se puede aplicar a flor de piel o como algo de fondo en una obra", explicó Aín Andrés, una actriz, profesora de teatro y artista clown. La mujer encuentra tan positivo este método, basado en una conexión con el niño que todos llevan dentro, que trajo capacitadores a la zona e impulsó este fin de semana el 2º Festival Nacional de Teatro de Humor y Clown, Clownfluencia.
Para Aín, la risa es la promesa que llena las salas de teatro. "El público busca el humor crítico para exorcizar la vida cotidiana", señaló. A eso apunta un poco el clown: a exagerar sus modos, ridiculizar sus defectos y convertir un momento trágico en uno capaz de provocar una carcajada.

La nariz de payaso es un pequeño círculo que les viste la cara y les desnuda el alma. Para Mariano, un artista del grupo Entretenedores Teatro, se trata de "la máscara más pequeña", que permite una mirada directa con el público pero que da proyección a los gestos. Sin embargo, aclaró que no es indispensable y recordó a grandes clowns, como Charles Chaplin, que hacían reír sin usar nariz.
A diferencia del teatro tradicional, los actores que hacen clown no elaboran un personaje determinado para una obra sino que construyen su propio payaso a partir de un salto al vacío: se paran solos en un escenario y tratan de hacer reír sólo utilizando su cuerpo. "Es una situación algo angustiante a la que nos someten los maestros para que podamos encontrarnos y potenciar nuestra vulnerabilidad", señaló Mariano.

Las personas que están detrás de la nariz también lloran y se angustian con las situaciones cotidianas pero ¿cómo provocar risas cuando ellos no tienen la fuerza para sonreír?
Los clowns aseguran que es un entrenamiento que lleva años pero, en general, cuando la música indica el comienzo del show, la energía cambia. "Te sacás tu traje para ponerte el otro", aseguró el actor.

Los actores hablan de ser clown como un estado actoral, casi como una actitud que incluso ayuda a los actores a salvar los imprevistos en las obras tradicionales. Ser clown los convierte en seres menos tímidos que encaran la vida social de otra manera. Miran de un modo más desprejuiciado y, aunque también lloran, logran que los demás tensen los músculos de la cara y los conviertan en carcajada.

Muchos combinan con otros trabajos

Aunque muchos de los artistas combinan sus trabajos cotidianos con los ensayos y las presentaciones como clowns, hay algunos que lograron hacer de sus interpretaciones su medio de vida. Rocío, integrante de la compañía Entretenedores, explicó que ella trabaja como docente pero que sus compañeros viven del quehacer teatral con actuaciones en eventos y temporadas infantiles.
"Somos un grupo muy versátil, hacemos temporada infantil en las vacaciones de invierno pero también hacemos obras para adultos", explicó la actriz, y contó que muchas veces ensayan en sus propias casas o alquilan salas de otros elencos para poder entrenarse. Lo que invierten en salas de ensayo, vestuario y utilería lo cubren con las entradas de sus shows.

Un francés que hizo escuela

Si bien las técnicas de teatro físico, humor y clown se aplican desde hace muchos años, fue el francés Jacques Lecoq el encargado de elaborar una teoría sobre el clown.

Según este mimo y profesor de actuación, la técnica se basa en potenciar una debilidad personal en una fuerza teatral.

"Cuando menos se defiende y menos intenta jugar un personaje, más el actor se deja sorprender por sus propias debilidades y su clown aparece con más fuerza", escribió Lecoq, quien supo dar clases en la segunda mitad del siglo XX.

El teatro clown, que hoy está ampliamente difundido en casi todo el mundo, busca romper con la cuarta pared que limita a los actores.

Se trata de aquella que está entre el público y la escena, para tener una interacción más directa con los asistentes.

Son ellos quienes marcan el devenir de la obra y se hacen partícipes de la historia.
El clown es la forma más física y personal de actuar, donde se utilizan características personales para ponerlas a disposición del payaso y lograr así el disfrute del público y una interacción que fluye de forma muy directa al acortar las distancias.

Un festival para no perderse

El festival Clownfluencia cierra hoy con dos funciones. A las 16:30, en Chubut 240, se presenta Yo Sabo, para el público infantil. A las 21, en Misiones 234, será el turno de la cordobesa Julieta Daga, ganadora del Selectivo de Teatro 2015.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído