Ser padre en el viejo Neuquén y alimentar a 25

Un censo en los años 30 relevó a los jefes de las familias más numerosas.

Eran épocas en las que el Día del Padre no se festejaba simplemente porque no existía. No había besos, ni abrazo, ni comidas para celebrar. Ser padre o “jefe de familia”, como se decía en aquel entonces, era además una tarea difícil y mucho más si se vivía en el campo.

En el territorio de Neuquén –como en otras latitudes- las familias eran muy numerosas y era común encontrar matrimonios que tuvieran 10 o más hijos. Un censo que se realizó entre 1938 y 1942 en el norte neuquino lo demostró con resultados sorprendentes.

Te puede interesar...

El relevamiento lo hizo un teniente coronel de Gendarmería, cuyo nombre era Francisco Torres, quien se tomó el trabajo de recorrer cada uno de los pueblos del departamento Minas.

No fue una tarea fácil la que le encomendaron al militar. En aquellos tiempos, la conectividad en Neuquén era muy difícil y los caminos permitían la circulación de acuerdo a los caprichos del clima. Los viajes había que hacerlos en automóviles –cuando las rutas lo permitían- o directamente a caballo, si la geografía “estaba buena”.

La cuestión es que Torres puso en marcha la campaña y comenzó a visitar a todos los pobladores que encontraba. Algunos vivían en pequeñas comunidades; otros aislados prácticamente de todo.

Parte de aquellos registros censales fueron rescatados por el historiador Isidro Belver, quien publicó en su portal Neuteca un extracto de ese relevamiento donde se hizo un ranking de los “200 jefes de las familias más numerosas que había en el territorio de Neuquén”. En el mismo documento, se listaron los apellidos más comunes que se registraban en toda la zona norte.

Las más numerosas Después de esos cuatro largos años censando familias, el gendarme llegó a la conclusión de que el padre más prolífico había sido don Avelino Fernández, de Catán Lil, con 25 hijos, de los cuales sobrevivían 18.

En aquellos tiempos las familias numerosas eran muy comunes por razones sencillas: no existían los métodos anticonceptivos, la mortalidad infantil era altísima (mucho más en las zonas rurales) y también muchos de esos menores colaborarían con el trabajo de sus padres en el campo.

Sin embargo, no solo los hombres y mujeres que trabajaban la tierra eran los que más niños traían al mundo.

En el censo elaborado por Torres se cita el caso de dos directores de escuela que también tenían la responsabilidad de alimentar a enormes familias.

Los dos maestros de las escuelas nacionales N° 48 y 55, ubicadas en Villa del Agrio y Limay Centro, respectivamente, eran Esteban Salvador Videla (23 hijos, 16 vivos) y Dardo E. Suárez (16).

“Con sólo $360 de sueldo nominal por mes, han tenido el coraje, el patriotismo y la fe en Dios suficiente para haber criado entre los dos a 32 hijos”, asegura Torres en el informe. Y se pregunta: “¿No son dignos de un gran premio a la virtud y de que la legislación vigente los considere en alguna forma para estímulo y ejemplo de aquellos matrimonios que prefieren criar perritos o gatos regalones?”.

200 familias

Fueron censadas a lo largo de cuatro años por el teniente coronel Francisco Torres. No solo la gente de campo tenía muchos hijos. Sorprendió el caso de dos maestros de escuela que habían sido muy prolíficos. El censo se realizó en toda la zona del departamento Minas.

LEÉ MÁS

Se despistó de la ruta y terminó abajo del puente con su auto: nadie sabe dónde está el conductor

Chequearán con las cámaras de seguridad si hubo un intento de secuestro de dos chicas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído