El clima en Neuquén

icon
15° Temp
51% Hum
La Mañana Padre

Ser padre en pandemia

Es marchar hacia la incertidumbre en una realidad que desde el COVID ya no sabe de certezas.

La pandemia del coronavirus impuso nuevos hábitos y costumbres sociales. Todas las actividades sufrieron modificaciones, todas las situaciones, por más rutinarias que sean, fueron alteradas y hasta los vínculos humanos tuvieron que adaptarse a protocolos sanitarios.

Desde la declaración de pandemia de COVID, el sencillo acto de respirar dejó de ser algo saludable e inofensivo. Se dispusieron restricciones en la circulación y el comportamiento humano.

Te puede interesar...

Y aunque razonables, los sentimientos no entienden de restricciones. El corazón no puede aceptar la falta de abrazos y expresiones de cariño, por mas riesgosas que sean. No hay razón ahí. Ser padre es un acto de amor. Ser padre es un arrojo de sentimientos, un impulso a dejar todo de lado por el bienestar de un otro. Y la pandemia también llegó allí.

Ser padre en pandemia es entablar una relación con la panza que crece y con las pantallas que muestran el desarrollo del bebé. En tiempos de restricciones, el padre no puede presenciar ecografías, no puede ir a las consultas con obstetras, cardiólogos o pediatras. Incluso, en algunos casos, no puede presenciar el parto.

Ser padre en pandemia es escuchar el corazón del bebé por notas de audio, ver especialistas por videollamada mientras la madre está en la consulta y presenciar en diferido ecografías grabadas en un teléfono acariciando la panza a la espera de un movimiento que te permita el primer contacto padre-bebé.

La pandemia no entiende de sentimientos y los sentimientos no entienden de razones. Ser padre es un acto de amor y no entiende de restricciones.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

14.285714285714% Me interesa
50% Me gusta
0% Me da igual
21.428571428571% Me aburre
14.285714285714% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario