Sergio Echebarrena "YPF no debe pensar sólo en la caja"

El presidente de Capipe reclama que la petrolera apalanque el desarrollo de la industria nacional y pide una política para el sector.

Por Cristian Navazo

Las pymes proveedoras de la industria petrolera reclaman un lugar en la mesa de negociaciones del sector, que está en crisis por el derrumbe del barril de petróleo.

En diálogo con Economía y Petróleo, el presidente de la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria Petro-Energética (Capipe), Sergio Echebarrena, pidió una política industrial que fije el norte para las empresas nacionales, a la vez que indicó que YPF debe ser la herramienta que apalanque el desarrollo.

¿Qué perspectivas tienen las empresas pymes nacionales en torno a los yacimientos no convencionales?


La posibilidad que presentan los yacimientos no convencionales hace que esperemos más actividad en los próximos años. El problema es que el precio del crudo a nivel internacional ha desalentado muchos proyectos.

¿Cómo les impacta el freno en la actividad petrolera?

Las pymes somos muy importantes, por un lado por la cantidad de dinero que movemos y por la generación de empleo, pero por otro somos las que primero sufrimos la baja de actividad porque no tenemos la espalda o la capacidad financiera que tienen las grandes empresas que pueden aguantar más fácilmente períodos como este. Por eso, desde la Cámara reclamamos un lugar en la mesa donde se discuten las políticas porque hay un lugar para las empresas productoras, para los trabajadores, pero no hay un lugar donde las pymes podamos ser escuchadas. Las grandes empresas de servicios van a seguir subsistiendo, porque incluso les resulta muy fácil despedir gente. Las multinacionales enseguida se deshacen de personal; sin embargo, para nosotros el recurso humano es muy importante porque nos cuesta mucho formarlo. Aparte, las pymes están muy vinculadas al capital humano porque son parientes o amigos, gente del barrio, entonces mantener la mano de obra es fundamental, no tenemos mucha flexibilidad. Por eso queremos participar de la mesa donde se toman las decisiones y ver cómo pasamos este mal momento sin que la industria nacional se resienta. No vaya a ser cosa que cuando se recupere el barril de petróleo no haya empresas nacionales.

¿Cómo trabajan con el nuevo gobierno nacional?

Hasta ahora tenemos relación con el gobierno nacional por temas puntuales como la nueva reglamentación de las importaciones, pero nosotros pedimos una política industrial, que no es un arancel más o menos, sino hacer un mapa, identificar la cadena de valor, definir qué queremos hacer con esa industria, qué es lo que queremos producir localmente, cuáles eslabones de esa cadena no nos interesan. Eso exige un trabajo muy importante del Estado al que siempre nos ofrecimos a colaborar. Si no hay una política industrial desde la cabeza, siempre hay medidas que a algunos puede beneficiar pero terminan perjudicando a la industria. La industria argentina es importante, pero es incompleta, es deficitaria porque requiere muchos insumos importados y si no se aborda ese problema de fondo, vamos a tener siempre problemas de restricción externa y de divisas. Se debe abordar esa lógica desde una estrategia política nacional. Por ahora lo que tenemos son medidas.

¿Hay un plan industrial?

Yo no veo un plan industrial. Tenemos una empresa muy importante como YPF que puede dinamizar sus esfuerzos hacia la industria. Desde 2012, tras la recuperación de la empresa, con más y con menos, ha ido en esa dirección. Hemos trabajado mucho con YPF en sustitución de importaciones, es insuficiente pero hay que profundizar, hemos trabajado el desarrollo de proveedores. No queremos que esa herramienta, que es YPF como empresa nacional al servicio del desarrollo de la industria local, se pierda. Queremos que con los cambios que haya, esa línea de política industrial de YPF traccionando a la industria continúe. No queremos una YPF pensando sólo en la caja. No queremos un tipo de pensamiento que diga que si el resultado financiero viene mal, entonces nos vamos a dedicar a importar petróleo porque es más barato.

"No veo un plan industrial. por ahora sólo tenemos medidas".

¿Qué señales ven de la nueva gestión de YPF?

Pedimos que YPF siga teniendo una política de puertas abiertas a las cámaras, nosotros tenemos una relación directa, a veces para pelearnos, a veces para estar de acuerdo, pero siempre muy francos y sinceros y con mucha apertura de los funcionarios y el directorio de YPF para escuchamos. Se necesitan dos cosas: la idea de puertas abiertas y la de utilizar a YPF como palanca del desarrollo industrial nacional.

¿Cómo trabajan con la provincia?

Tenemos una muy buena relación. Siempre queremos trabajar con los actores locales, ya sea del sector público o privado, porque esta industria no puede funcionar a partir de pequeños círculos cerrados, debemos articular esfuerzos con la industria local y la de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe Chubut, para ver cómo entre todos la hacemos más grande. Tenemos todo para ganar si hacemos las cosas con inteligencia.

¿La industria nacional está a la altura de una explosión en desarrollo de Vaca Muerta?

La industria nacional está acompañando, y es de calidad porque está exportando a otros países con petróleo y petroleros del mundo, con lo cual tenemos las calificaciones como para jugar en primera. Si le vendés a Total o sos proveedor de Schlumberger, jugás en primera. Las normas de YPF son internacionales, tan estrictas como las de Estados Unidos o Europa. Es decir, que nuestras empresas desde el punto de vista de la calidad y de desarrollo de la tecnología, estarán en la mitad de tabla, pero jugamos la principal liga del mundo. El problema es de escala. Si Vaca Muerta explotara, con otro precio del barril, la escala de la industria argentina no estaría hoy en condiciones de resolver ese problema. Por eso hablo de una política pública que debe identificar eso y cómo se hace para potenciarla, para que tenga la escala necesaria a la vez de sostener la calidad, competencia y desarrollo técnico. Por eso de algún modo, el hecho de que muchos proyectos estén frenados, hace que no haya mucha presión sobre esa industria, pero hay que estar atentos porque este periodo de precios bajos del barril no se va a mantener por mucho tiempo, probablemente sobre fines de este año las cosas empiecen a cambiar y muchos proyectos se van a revitalizar. Tenemos que estar preparados porque muchas industrias de otros países ya están listas para afrontar desafíos como este.

"La industria nacional es de calidad, el problema es la escala".

¿Hay despidos entre las empresas de Capipe?

Tal vez la ola de inactividad nos llega con demora con relación a las empresas locales de servicios que al bajar la actividad de perforación son las primeras que se resienten. Nosotros que somos proveedores de partes, de equipos, lo empezamos a sentir más tarde. Todavía no veo en nuestras empresas un recorte laboral, las decisiones que puede haber ahora es que si se va una persona no se reemplaza. Lo que nos sirve para mantener la gente ocupada es trabajo. Los sistemas de suspensiones, donde se subsidia el no trabajo, puede funcionar para las empresas grandes, nosotros necesitamos mantener a las fábricas trabajando. Nuestras fábricas se mantienen si las empresas petroleras demandan nuestros productos y para ellas mantenernos a nosotros en su presupuesto no es un gran problema. El gran peso es el de los servicios de las grandes compañías. Tal vez una política inteligente de compras de YPF hacia las pymes podría funcionar mejor que los preventivos de crisis. Nosotros necesitamos trabajo y nos vamos a preocupar de mantener a la gente, de capacitarla. Imaginamos que ni el gobierno nacional ni el provincial quieren llegar a una situación de crisis. Nosotros ocupamos a decenas de miles de puestos de trabajo en forma directa y muchas más en forma indirecta, y creemos que sería una mala decisión a nivel estratégico nacional dejar que por un problema circunstancial del precio del crudo perdamos una industria como esta.

¿Hay otras posibilidades de crecimiento por fuera del petróleo?

La mayor parte de la actividad de la industria petrolera hoy tiene que ver con el gas, donde hay mayores perspectivas por los precios. Igual nuestras empresas también trabajan con otras industrias como la farmacéutica y la alimenticia, además hoy se abre un buen panorama con la ley de energías renovables que se reglamentó en marzo, pero ahí también hay que tener política pública para lograr una mayor participación de las empresas nacionales en un desafío importante como es lograr el 20 por ciento de la potencia instalada para el año 2025 que sea renovable. Es un plan que es bastante ambicioso y hay que ver cómo se incorpora a la industria nacional.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído