Sin ponerse colorados...

Los partidos se ganan en la cancha”, reza un viejo axioma futbolero. Un dicho al que quienes pierden los puntos en los escritorios o se oponen a los reclamos han apelado en estos días. Deberían tener más autocrítica todos. Hablamos, fundamentalmente, de Temuco de Chile y Santos de Brasil. El primero le ganó de manera merecida los dos partidos a San Lorenzo en la Copa Sudamericana, pero ayer vio el cruce de ida del Cuervo ante Nacional de Montevideo, de octavos de final, por Fox Sports. ¿El motivo? Incluyó mal a un jugador que ya había integrado la nómina de Defensa y Justicia en el mismo certamen.

Ahora, el que podría beneficiarse por una desprolijidad administrativa de su ocasional rival es Independiente, para encaminar una serie que también pintaba adversa tras el 0 a 0 de la ida en Avellaneda ante el poderoso elenco brasileño.

Te puede interesar...

A pesar de algunas voces en contra, de aquellos que tildan a los clubes argentinos de ventajeros, es innegable que el reglamento está para ser cumplido y si un jugador debe fechas de suspensión, no puede jugar. Así de básico.

La omisión del Santos con Carlos Sánchez, como antes la de Temuco con Requena, resultan imperdonables en la alta competencia. A las dirigencias de ambos, en todo caso, corresponde apuntarles. Con una inoperancia propia de clubes amateurs, tiraron por la borda lo que sus jugadores consiguieron con esmero y esfuerzo dentro del campo. Cuesta creer que en un fútbol sudamericano que pretende estar a la altura del europeo sucedan con tanta frecuencia estos desbarajustes institucionales o errores burocráticos, que impactan directamente en el aspecto deportivo. ¡Cómo no vamos a pasar vergüenza luego ante los de allá!

El Rojo ganará el partido con Santos por una mala inclusión. Antes, el Ciclón. Errores increíbles en el siglo XXI.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído