Son trillizos y por eso complicaron a la Policía

Las huellas de uno de los hermanos estaban en una pistola, que sirvió como evidencia, pero no sabían a quién pertenecían.

Unos trillizos británicos le produjeron un fuerte dolor de cabeza a la Policía: las huellas de uno de ellos lo incriminaba por traficar armas pero, debido a que portan el mismo ADN, no lograban saber cuál de los tres era el criminal. Finalmente, resolvieron el caso: los tres fueron hallados culpables.

Los hermanos Reiss, Ralston y Ricky Gabriel, de 28 años, fueron condenados por tratar de suministrar una pistola y una ametralladora Uzi a un delincuente en 2017. La investigación fue dificultada por el hecho de que los tres son gemelos idénticos y las muestras del material genético encontradas no podían señalar quién de ellos era responsable de la actividad criminal. No obstante, al recurrir a otras evidencias, los agentes lograron demostrar la culpabilidad de todos ellos. “El trío trató de explotar sus ADN y apariencia idénticos para tratar de evadir las consecuencias de sus acciones, pero el arduo trabajo del equipo de investigación evitó sus intentos”, contó el detective inspector jefe de la Policía Metropolitana, Driss Hayoukane.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído