Su pequeño hijo la salvó de su terrible adicción al sexo

Una joven contó que llegó a acostarse con seis hombres a la vez.

Inglaterra. Laurie Woodruff es una joven británica de 30 años que padeció durante años las consecuencias de la adicción al sexo. Reveló que llegó a tener relaciones con seis hombres a la vez mientras su pareja la miraba y que decidió cambiar por su hijo Henry, que tiene tan sólo 18 meses. “El sexo me controla a mí y a mi vida. Yo lo permito, pero temo que un día me destruya. La adicción roe mi alma. Nunca estoy satisfecha, siempre quiero más. Cada acción que hago es por amor al sexo”, escribió en su libro Diario de una adicta al sexo, en el que cuenta cómo combatió esta problemática, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad mental.

La joven espera que su obra ayude a los adictos al sexo a superar la enfermedad, en historias que cuenta de manera “cruda”. “Puse el sexo por encima de todo: mi carrera, mis amistades, mi bienestar. Nunca fuera de mi mente”, dijo Laurie. Explicó que la adicción “se manifiesta de muchas maneras diferentes” y que en su caso se trató de “buscar encuentros potencialmente peligrosos y volver a las mismas relaciones destructivas una y otra vez”. Calcula que tuvo relaciones con entre 100 y 200 hombres y que la adicción empezó a manifestarse cuando tenía 12 años. “Perdí mi virginidad siendo menor y aunque sabía que era algo incorrecto, no podía detenerlo. Mis deseos se extendían a ambos sexos”, reconoció.

Te puede interesar...

Ocho años más tarde llegó a tener relaciones sexuales con seis hombres en una fiesta sexual en Liverpool, mientras su pareja la miraba. “Me acostaba con varios hombres a la semana y ni tenía ganas. Me sentí sin la capacidad de controlar mis deseos y recurriría al sexo para calmarme todo el tiempo”, admitió. Dijo que tuvo “seis grandes parejas” pero que no le duraron demasiado por su promiscuidad. Fue esa la causa que terminó con su relación con Ian, su último novio y padre de Henry, su hijo de 18 meses. Admitió que, en principio, “estaba demasiado ocupada obsesionándome con el sexo” y que no priorizaba a su hijo, quien le cambió la vida. La joven dijo que no tiene sexo hace cuatro meses y que el giro empezó cuando logró aceptarse. “Soy una persona sexual, siempre lo he sido y siempre lo seré, y no hay vergüenza en eso. Ahora encontré una manera de canalizar la energía sexual excesiva hacia otras cosas”, indicó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído