Subsidios: cambian las reglas en Vaca Muerta

El ajuste llegó al plan energético. El precio sostén fijado para el gas por Aranguren no está al alcance del presupuesto del Gobierno.

Por Javier Polvani

Cruje el negocio más atractivo de Vaca Muerta de los últimos tiempos. El gobierno de Mauricio Macri avanzará en recortes a las partidas de la resolución 46, que subsidia a las productoras que incrementaron el volumen que extraen de gas no convencional. Las compañías operadoras repudian ese camino, aunque lo consideran acorde a la crisis que enfrenta el Gobierno. En la industria se da por descontado que la movida producirá un relajamiento en los planes de inversión previstos para la formación neuquina.

La resolución 46 fue un aporte del gobierno nacional al denominado acuerdo por la productividad de Vaca Muerta, que incluyó una precarización del convenio colectivo de los trabajadores petroleros y el compromiso de invertir de las empresas. El mencionado acuerdo se fundó sobre las bases fijadas por el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, que consideró un sendero de precios ascendentes para el gas nacional que se volvió de aplicación imposible en la práctica.

Te puede interesar...

La crisis financiera, acompasada con la corrida cambiaria y la caída de la actividad, voló por el aire las variables del plan energético del gobierno nacional.

El sendero de precios del gas hacia la liberación total del mercado en 2021, a seis dólares por millón de BTU, que trazó Aranguren fue arrasado por la realidad y quedó el tembladeral entre los actores primarios de la producción en Vaca Muerta frente a los movimientos gubernamentales enfocados en la renegociación de las reglas.

La resolución 46 prevé un precio de 7,50 dólares por millón de BTU para este año, 7 dólares para el año que viene, 6,50 dólares para 2020 y 6 dólares para 2021. Cuando se dictó la resolución, el año pasado, se consideró que el monto a subsidiar decrecería con el paso del tiempo, pero falló ese cálculo. Resulta que los precios que se pagan por el gas no subieron como se pensó, por lo que la porción a subsidiar para llegar al precio sostén de la resolución 46 es mayor a la estimada originalmente.

Mientras el gas que se usa para generar electricidad se contrató a 4,20 dólares por millón de BTU, un dólar menos que lo previsto por el sendero de Aranguren, las operadoras subsidiadas en Vaca Muerta reciben 7,50 dólares por millón de BTU. La diferencia entre los dos montos es asumida por el Gobierno. La principal beneficiada por los subsidios es Tecpetrol, la petrolera de Techint, que sería la más perjudicada por el cambio de reglas que viene imponiendo el gobierno respecto a su plan inicial.

5 empresas en Neuquén. YPF, Capex, Tecpetrol, PAE y Total cobran el subsidio.

Tecpetrol volcó unos 1400 millones de dólares de inversión en Fortín de Piedra para superar los 11 millones de metros cúbicos diarios de producción en menos de un año y medio de hacer el primer pozo. Según números deslizados desde Energía, que pasó a de Ministerio a Secretaría de Economía con el ajuste del gabinete de Macri, Tecpetrol debería cobrar 350 millones de dólares de subsidio este año y unos 650 millones de dólares el año que viene con el precios del gas en torno a los cuatro dólares por millón de BTU.

La petrolera evitó pronunciarse sobre los trascendidos respecto de los cambios en la resolución 46. Fuentes que condicionaron sus argumentos al estricto off the record deslizaron que la empresa de Techint esperaba alguna medida del tipo de la que analiza el Gobierno. Lo mismo plantearon respecto de otras empresas involucradas en los beneficios de la resolución 46.

En Neuquén se aprobaron seis proyectos, que ahora verán reducidos sus ingresos por la reestructuración de los subsidios que hará el Gobierno. Mientras otros ocho estaban en lista de espera cuando se anunció que no entrarían más proyectos al plan. Los cambios de reglas conspiran contra las inversiones.

Las empresas revisan sus inversiones

Si bien la reestructuración de las condiciones de los subsidios de la resolución 46 de Energía alterará la rentabilidad de las empresas incorporadas al programa, el golpe más duro será para las compañías que esperaban entrar al plan. En la industria se considera que las inversiones atadas al subsidio se van a esfumar, aunque las fuentes consultadas creen que los proyectos que ya están en marcha no serán abortados. De todas formas, los planes de inversiones de las compañías que vean reducidos los precios de venta por ajuste en el subsidio de la resolución 46 serán revisados en función del impacto de la reestructuración en la renta considerada para el negocio. En el caso de Tecpetrol, la productora que cobra la mayor porción del subsidio en cuestión, podría ralentizar el proceso de crecimiento de la producción en Fortín de Piedra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído