Todo lo que no es Vaca Muerta

El gobierno neuquino fomenta la plantación de frutos secos pero el mercado inmobiliario presiona.

Desde hace un tiempo, bastante largo, que el gobierno neuquino busca captar la atención para fomentar una economía entre todos los actores que no responden a la hegemonía de Vaca Muerta. Se trata de los programas que llevan adelante el Ministerio de Producción e Industria, que conduce Facundo López Raggi, y también el Centro Pyme Adeneu. El foco está puesto en la zona de la Confluencia, tal vez la más afectada por la extracción de hidrocarburos, una actividad que se pavonea y eclipsa a las demás, por caso, la producción frutícola. Hace poco, la cúpula de este ministerio se reunió con el intendente Javier Bertoldi y funcionarios con un propósito bastante ambicioso, que no hay registros de que haya tenido éxitos en Centenario: reactivar chacras a través de la diversificación productiva. Sucedió en un momento con un programa de alfalfa, que finamente quedó desactivado, y también con un frigorífico municipal, con una cooperativa manejada por tres o cuatro personas. Producir en este contexto es muy complejo y quien haya tenido alguna chacra lo sabe. Hoy la apuesta (en realidad viene desde 2009) son los frutos secos, como las nueces y las almendras, que necesitan menos mano de obra y costos de producción. La manzana está en extinción y la producción y comercialización está mopolizada. Pero el tema es el uso del suelo. A pesar de que Centenario tiene una ordenanza que “ordena” la zona urbana y rural, cada vez hay más casas de alquiler al costado de la ruta. No se trata de cuestionar la demanda, que la hay, sino de la manera en la que se permite que el mercado presione a la política institucional. ¿O acaso ya no son la misma cosa lo uno y otro?

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído