Toman medidas para una próxima crecida del río

El Neuquén comenzó a bajar, tal como estaba previsto. Ahora quieren marcar bien los límites.

Neuquén.- El río Neuquén comenzó a bajar ayer, lo que llevó alivió a cientos de vecinos que están asentados en la zona costera, tras una semana de tensión por posibles inundaciones. Ahora, Defensa Civil provincial y la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) comenzaron a trabajar en la señalización de la línea de ribera para evitar inconvenientes en una próxima crecida.

El miércoles pasado, a partir de un pedido de mayor demanda eléctrica desde Buenos Aires, la AIC autorizó elevar la erogación de la presa de El Chañar a 440 metros cúbicos por segundo. La solicitud para generación de energía era que se llegara a 600, el límite máximo permitido, pero finalmente se resolvió la contingencia sin alcanzar ese tope.

Te puede interesar...

El caudal de 440 metros cúbicos se mantuvo por cinco días, hasta el lunes, y ayer empezó a bajar. Sin embargo, la AIC prevé un nuevo frente frío en Buenos Aires y no descarta que se vuelva a solicitar otra erogación importante. Por eso, ya se están analizando medidas.

crecida del rio

Marcas

Martín Giusti, subsecretario provincial de Defensa Civil, informó que ayer, en la última reunión del comité preventivo, solicitaron a la AIC “que haga un nuevo amojonamiento y señalamiento de la línea de ribera, porque en algunos casos no está o se la han robado”.

Contó que esta crecida dejó en evidencia “que tenemos varias casas que avanzaron sobre el terreno inundable a 600 metros cúbicos por segundo, así que pedimos el informe de amojonamientos y reglas de niveles, porque hubo casos en que nos fue difícil corroborar el tema del caudal”.

La zona más afectada por la mayor erogación del Neuquén fue Vista Alegre, en el área norte de la localidad y en el barrio Costa de Reyes, ubicado cerca del límite con Centenario. Allí hubo varias familias evacuadas y viviendas que quedaron rodeadas de agua.

Crecida-Río-Neuquén- vista alegre norte

En Neuquén capital, el barrio más perjudicado por las crecidas suele ser Rincón de Emilio. Ayer, aunque el agua estaba cerca de la parte más alta de la defensa, los vecinos se mantenían tranquilos. A diferencia de 2006, cuando ocurrió la última inundación, esta vez no tuvieron inconvenientes ni con desbordes ni con la elevación de las napas.

Mientras el río volvía de a poco a la normalidad, las familias con mayor riesgo volvieron a su rutina. Por ahora, el susto pasó.

“Yo me mudé al barrio en abril de 2006 y esa vez toda la calle quedó cubierta por agua. Ahora se hizo una reunión con la vecinal para prevenir, pero no tuvimos problemas”. Sandra. Vecina de la calle Mar Báltico, el sector más bajo de Rincón de Emilio

LEÉ MÁS

Vista Alegre en jaque por la crecida del río Neuquén

Hay 534 personas en riesgo por la crecida del Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído