Tratamientos para evitar que el verano dañe la piel de la cara

La medicina estética ofrece alternativas no invasivas para prevenir y tratar arrugas, flacidez y demás trastornos.

El estrés y el paso del tiempo se reflejan en la piel del rostro. Es por eso que las consultas en medicina estética, a nivel facial, están orientadas a tratar arrugas, flacidez, manchas, poros dilatados y demás problemáticas. La frase que suele usarse en medicina, que asegura que “más vale prevenir que curar”, también se adapta a lo que a belleza se refiere. Es que, cuando el problema está instalado, es más difícil de corregir que si se aborda de manera prematura.

Y las vacaciones pueden convertirse en el momento ideal para someterse a ese tratamiento para el que no hubo tiempo durante el año. Con la medicina estética y sus alternativas no invasivas se puede lograr en pocas sesiones el resultado deseado. “Las consultas a nivel facial están orientadas a prevenir, tratar o embellecer, aunque siempre es más importante pensar en la prevención para después no tener que tratar”, destacó la médica cirujana plástica y especialista en estética Griselda Seleme, quien resumió los motivos de consulta en tres: arrugas, flacidez y calidad de la piel. Así, según especificó la especialista, “para el tercio superior del rostro el mejor tratamiento es la toxina botulínica, que permite tratar las arrugas dinámicas de esta zona”.

“Cuando tratamos el tercio inferior podemos lograr rejuvenecer o remodelar el contorno de la cara con ácido hialurónico -continuó-. El ácido hialurónico permite reponer volumen y ayuda a modelar y retensar algunas áreas del rostro”. Con el paso del tiempo, la pérdida de firmeza de la piel causada por la disminución o debilidad de los tejidos de sostén -el colágeno y la elastina- que se evidencian a nivel corporal, también ocurre en el rostro. Para revertirla, o prevenir su avance, la medicina cuenta con diferentes tecnologías.

La nutrición es clave

Para la médica dermatóloga Lilian Demarchi, especialista de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), “la aplicación de botox y ácido hialurónico siempre es una buena elección cuando se buscan tratamientos efectivos, no invasivos y con resultados visibles a corto plazo”.

“Cuando hablamos de un grado suave de flacidez, la radiofrecuencia va a ayudar a mejorar y prevenir que siga aumentando. Para estos casos, Venus Legacy es el primer y único dispositivo reconocido por la FDA para utilizar tecnología 4D, una innovadora sinergia entre pulsos magnéticos y radiofrecuencia multipolar, y VariPulse Technology, que penetra en la superficie de la piel”, puntualizó Seleme, al tiempo que explicó que si se trata de un cuadro más avanzado, previo a la cirugía, “existe una tecnología de vanguardia que es el microultrasonido focalizado, que permite tratar la dermis profunda y ayuda a tensar la piel en una sola sesión”, puntualizó Seleme.

Y ahondó: “Ultherapy, también conocido como ‘el lifting sin cirugía’, es la única tecnología que llega a actuar a nivel del músculo y ayuda a tensar la fascia del músculo generando un mayor efecto de elevación de los tejidos”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído