Triste récord: casi rompen el alcoholímetro de tanto que tomaron y los quieren sancionar con penas ejemplares

El caso más resonante ocurrió sobre la Ruta 22, cuando un conductor fue interceptado mientras manejaba con 4.95 grados de alcohol en sangre.

Este no fue cualquier fin de semana para los inspectores que realizan los controles de alcoholemia en la ciudad. Tres conductores, en diferentes circunstancias, superaron los records posibles e instalaron la preocupación en el Municipio no solo por la cantidad de casos, sino por la gravedad.

Facundo Churrarín, a cargo de la División de Tránsito del Municipio, explicó en declaraciones a LU5 que el caso más resonante ocurrió en un control realizado en Ruta 22 y El Salvador, en cercanías del nuevo hotel que se instaló en la ciudad. "Se trata de tres personas que ocupaban una camioneta Toyota, y que al pedirse que se bajen del vehículo no se podían mantener en pie. El conductor hizo el control de alcoholemia y le dio 4.95 grados de alcohol en sangre", dijo el funcionario, que indicó que los agentes de tránsito "no podían creer la situación".

El hombre de 30 años rompió todos los records registrados hasta hoy. "No podemos entender cómo es que alguien se sube a un vehículo en esas condiciones", agregó Churrarín.

Pero el tristemente célebre borracho de la camioneta no fue el único caso que causó preocupación. El domingo a la mañana, en la Feria del Oeste, un conductor fue interceptado por una inspectora de tránsito cuando hacía maniobras peligrosas en una de las calles contiguas y terminó arriba de la vereda. El registro del alcoholímetro trepó hasta los 4.91 grados de alcohol en sangre. "Este hombre estaba con un daño físico importante y, como en todos estos casos, se le retiró la licencia", dijo el jefe de tránsito municipal, que agregó que "seguramente el Tribunal de Faltas dictaminará la sentencia y lo inhabilitará para conducir al menos por dos años".

Por su parte, el sábado a las 8 de la mañana se registró otro caso llamativo. El conductor de un auto fue embestido en Láinez y las vías del ferrocarril, en pleno centro. Un inspector intervino en la investigación por el accidente y corroboró que uno de los conductores involucrados tenía 4.66 grados de alcohol en sangre. "Se trata de un joven de unos 25 años que se bajó del auto después de hacerse el control, se apoyó en el capot y no se podía mover", afirmó Churrarín.

El funcionario se mostró muy preocupado e indicó que "3 grados de alcohol en sangre ya podrían ocasionar un coma alcohólico en cualquier persona". Además aclaró que avanzan con la unificación de los registros de conductores en todo el país para evitar que aquellos que son sancionados en Neuquén puedan manejar en otras ciudades. "Desde hace un mes y medio el Tribunal de Faltas manda el registro de conductores inhabilitados que va primero a la provincia y luego a Nación", afirmó.

Además, estimó que "sacarle el vehículo a un conductor es lo que podemos hacer por el momento, pero tal vez con la ordenanza de "alcohol cero" que impulsa el Municipio podamos avanzar para ordenar esta situación".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído