Un amor de dos mujeres que nació en el trabajo

Neuquén.- Luego de estar 18 años casada con un hombre y de haber tenido cinco hijos, la vida de Vaniria dio un vuelco cuando se enamoró de una compañera de trabajo. Aunque su familia lo tomó con respeto, las habladurías corrieron por el supermercado donde ambas cumplían funciones y la empresa las desvinculó. Arreglaron una indemnización para Roxana, pero a Vaniria le llegó un telegrama de despido.

Después de ese episodio, la mujer comenzó a trabajar en el ámbito educativo como intérprete de lengua de señas, y ya no se sintió discriminada. “Sólo a veces recibís una mirada extraña cuando vas caminando de la mano; es más morbo que otra cosa”, indicó.

Las dos conviven con los cinco hijos de Vaniria, que tomaron su transición con naturalidad y aceptaron a la nueva integrante de la familia. Para diciembre, las dos mujeres tienen planeado casarse para darle un marco legal a su amor. “Las nenas más chicas, de 16 y 11 años, lo toman con bastante entusiasmo y participan en el diseño de la torta, de la fiesta y piensan qué se va a poner cada uno”, comentó Vaniria, y aclaró que aún queda mucho por hacer para que las familias dejen de criar personas misóginas y odiadoras que discriminan a los homosexuales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído