Un caso para ver por Netflix

El doble crimen de Karina y Valentina Apablaza a manos del femicida Lorenzo Muñoz tiene tantos elementos aberrantes, que da para producir una serie para ver por Netflix.

Entre ellos, los detalles judiciales previos al crimen que han derivado en un jury a un juez y un fiscal, el doble femicidio en medio de la calle de un pueblito de crianceros, el escape del asesino por un bosque, la errante cacería policial, la trama de complicidades y, finalmente, el hallazgo de Muñoz ahorcado a 200 metros del lugar donde perpetró el doble crimen.

Te puede interesar...

A la trama principal se le podría sumar un spin-off con la historia de los cuñados de Muñoz, que esta semana presentó un nuevo capítulo. Ambos estaban acusados de encubrimiento. Luis Fuentes zafó porque se le vencieron los plazos a la fiscalía, pero Onofre Merino enfrentará un juicio por encubrimiento agravado.

Durante ese juicio, que todavía no tiene fecha, la fiscalía deberá presentar un trabajo muy detallado de la investigación de la escena del crimen para echar por tierra la presunción de que las detenciones fueron para calmar las aguas porque pasaban los días y no lograban encontrar a Muñoz.

A lo CSI, se deberá demostrar científicamente qué tipo de ayuda prestó Merino al asesino de Karina y Valentina.

La clave parece estar en abrir la luz de horas que estuvo vivo Muñoz entre el crimen y su suicidio. La carta más fuerte de la fiscalía son los rastros detectados por los perros, a los que les tendrán que dar un recorrido creíble para establecer cómo se movió Muñoz y cómo lo asistió Merino.

La defensa del acusado cuenta con elementos para refutar las pruebas, por lo que será un juicio muy reñido.

La historia del doble femicidio de Las Ovejas suma un capítulo más con el juicio a un cuñado de Muñoz.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído