El clima en Neuquén

icon
Temp
77% Hum
La Mañana LU5

Un histórico de LU5 se despide tras 46 años de darle brillo a las voces y regalarle magia a los oyentes

Horas antes de jubilarse, Tomás Rodríguez recordó su ingreso a la emisora a mediados de los 70' y el recorrido que hizo como operador técnico.

Puede que aún no tome consciencia o que la experiencia y la sabiduría estén haciendo su trabajo: el de apaciguar el desasosiego frente a lo que vendrá para abrir los brazos y abrazar al porvenir en son de bienvenida. En sus últimos días en LU5, la emisora que lo cobijó durante toda su trayectoria laboral, Tomás "El Negro" Rodríguez se maneja con total naturalidad, casi como si las últimas partículas de arena que escurre el reloj no marcaran el fin de una etapa.

"Yo estoy tranquilo, sin ningún rollo. Hay que ver si con el pasar de los días me cae la ficha. Yo me voy bien. Por ahí pienso en mis compañeros, que no los voy a ver cotidianamente... Pero puedo venir a saludarlos. Gracias a Dios estoy bien", afirma con la mirada calma uno de los operadores históricos de la emisora con más alcance de la región.

Te puede interesar...

Con una rica trayectoria de 46 años, Tomás se convirtió en un eximio ingeniero y obrero de las transmisiones en exteriores, un ilusionista que recrea escenarios fantásticos en la mente de los oyentes y un mago que hace brillar a las voces que salen al aire.

Aprendió el arte de leer a diferente tipos de personas, a decodificar sus pedidos y negociar acuerdos con equipos de trabajo diversos y eclécticos. Inexpertos y exigentes. Un testigo privilegiado de la actualidad noticiosa relatada en directo y de los gestos, reacciones y entretelones que no pasan por el filtro del parlante. Todo desde "un lugar estratégico" y cuasi reservado.

Le abrió abrió el micrófono a figuras de los medios que hicieron historia en la región y a un amplio abanico de políticos, sindicalistas, personalidades de la cultura y artistas y "gente de a pie" que visitaron la emisora. Con algunos mantiene un vínculo que data de los años en los que aún no habían ganado protagonismo.

Tomas Rodriguez LU5 (4).JPG

El Negro fue, a su vez, un autodidacta que supo entender y aggiornarse a los númerosos y rápidos cambios tecnológicos que sacudieron el universo radial y que modificaron por completo su trabajo. En el trance de la era analógica a la digital se adaptó a los cambios de formato tanto técnicos como de contenido, las distintas etapas institucionales de la emisora y maneras de hacer radio.

"Oficialmente entré a LU5 el 1° de junio de 1976", dijo el puntano, con precisión, en diálogo con LMNeuquén. Luego de terminar la secundaria en su San Francisco del Monte de Oro natal, llegó a Neuquén, siguiendo los pasos de Javier Rodríguez, su hermano mayor quien además de trabajar en el Banco Provincia era parte del staff de la emisora.

Tomas Rodriguez LU5 (3).JPG

"Vine en el año 74´a estudiar Ingeniería en la Universidad Nacional del Comahue y a trabajar. Me acuerdo que el pavimento llevaba a la calle Islas Malvinas y de ahí para arriba era todo tierra, hasta la universidad. Trabajé un tiempito en Fridico Hermanos, una casa que vendía máquinas de escribir. Después se me presentó la oportunidad de ingresar al mundo de la radio. Yo no sabía nada, pero estaba muy entusiasmado. Tuve una preparación previa de tres o cuatro meses y empecé haciendo suplencias en la operación técnica en los estudios que, en ese entonces estaban en Alberdi y Santa Fe", señaló.

"Cuando vinieron los militares, uno de ellos me dejó sin trabajo. Fue un plato porque después de un mes me volvieron a llamar. Yo estaba trabajando en otro lugar y, como no podía tomar el turno, me echaron devuelta. Fue todo un mejunje de 24 horas, hasta que pude volver", sintetizó, al recordar la época en que la emisora había sido intervenida por representantes de la última dictadura.

Tomas Rodriguez LU5 (5).JPG

"Me acuerdo también de que el día después del golpe un militar me paró antes de entrar a los estudios. Si bien yo sabía que estaba todo complicado, no me imaginaba que iba a encontrar a la radio llena de militares", agregó.

En la primera etapa de su recorrido por LU5, Tomás trabajó con figuras que quedaron en el recuerdo de los fieles oyentes de aquel tiempo como Madga Byrne, Agustín Orejas, Rita Salto, Norberto Salmini, Raúl Valladares, Dante Morosani, Pepe Ramos Paz y Luis Trujillo, que ofició de maestro en el mundo de la operación técnica.

Tomas Rodriguez LU5 (1).JPG

"No solo me enfoqué en la operación en el estudio, sino que también manejaba los equipos de exteriores para las transmisiones de las carreras de automovilismo, a las que iba con el Rata Graziosi y antes, con Miguel Ángel Paileleo. También transmitíamos los partidos de fútbol y básquet, que me llevaron a recorrer un poco el país. Cuando Independiente estaba en la liga nacional, íbamos siguiendo al equipo que viajó a Santa Fe, San Luis y Mendoza", indicó.

"En la vieja época había que levantar antenas, tirar cables en exteriores. Era completamente distinto a hoy, que se resuelve todo con un celular. La radio de antes no tenía nada que ver con la radio de hoy, todo era manual. Tenías la consola y cuatro bandejas giradiscos. La rutina comercial estaba escrita en papel porque no había computadora ni nada que se le parezca. Los programas eran bien estructurados. También estaba el radioteatro de Jorge Edelman, que se grababa de madrugada, fuera del horario de transmisión. Durante muchos años se transmitió de seis de la mañana hasta la medianoche", explicó al comparar las antiguas formas de trabajo con la actualidad.

Tomas Rodriguez LU5 (7).JPG

"Los jingles estaban en discos de acetato. En el medio aparecieron las caseteras, los grabadores eran de cinta abierta. Había que calentarlos media hora antes de empezarlos a usar. Luego vinieron las disqueteras y después las computadora. Por momentos se mezcló un poco todo y se dejó atrás las bandejas que quedaron para algunos remolones que seguían con los discos y no aceptaban el disquete ni el CD. Fue un proceso que yo lo viví siendo joven, antes de los 40 años; así que me iba adaptando", relató para luego remarcar, que al igual que ahora, nunca se resistió a los cambios.

"Antes los efectos de sonido tenías que ir buscándolos en discos, marcarlos con una cinta scotch. En los radioteatros los recreaban los mismos actores. Hoy los tenés metidos en una computadora. Quizás en la actualidad tenés más precisión, antes era un trabajo artesanal y creativo", planteó.

Tomas Rodriguez LU5 (6).JPG

A la hora de reflexionar sobre su profesión, Tomás señaló que más allá del expertise técnico, un operador tiene que tener habilidades sociales ya que constantemente está trabajando grupos de personas con características y necesidades disímiles. "Hay que saber qué necesitan y qué no, cómo es la mecánica de trabajo y adaptarte a eso. Es un ida y vuelta entre todos", sostuvo.

A modo de reflexión, Tomás reconoció que pese al entusiasmo con que incursionó de joven en el eter, no se proyectaba como operador técnico a futuro. "Yo no pensaba que iba a terminar haciendo esto durante casi toda mi vida. Estaba muy motivado cuando arranqué, pero planeaba terminar la carrera de ingeniería. Sin embargo, luego formé una familia y se hizo más cuesta arriba asistir a las clases y terminar el estudio", dijo, al tiempo que valoró los aportes y la posibilidades que le brindó la radio.

"Moviliza pensar en todo lo que pasó, cómo fueron pasando las etapas, cómo se fue modificando la radio hasta llegar a esta época. Yo pasé de una radio estatal, a una radio militar y en los 80', a una privada. Ahora es una etapa cumplida, aparecerán cosas nuevas, habrá que ir adaptándose", deslizó antes de hablar del capítulo que en unos días comenzará a escribir.

tomas rodriguez 2.jpeg

"Yo me he preparado para continuar porque en el contexto de país que tenemos... Soy gasista matriculado, así que me voy a dedicar un poco a eso, a estar con mi familia, disfrutarla y apoyar a mi señora en su emprendimiento de venta de ropa para bebés y niños. Tengo bastante para hacer. No me imagino una vida de jubilado sentado, leyendo el diario y tomando un café", manifestó.

"Gracias a Dios considero que me voy en muy buenas relaciones con todo el mundo. Me quedo con lo que generamos en el oyentem que quizás piensa que un domingo hay tres o cuatro personas trabajando, cuando en verdad es el operador solo que está pasando música, armando una rutina y pegando un audio de alguna entrevista que salió. Me quedo con esa ilusión que tiene la gente de imaginarse cosas sin saber lo que en realidad está pasando", concluyó satisfecho.

Familiares y amigos de Tomas Rodriguez festejaron jubilacion.mp4

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario