Una beba nació embarazada de su hermano gemelo

Antes de que naciera, se supo que llevaba un feto en su vientre.

Colombia. Es un caso tan infrecuente como impactante: una mujer colombiana, de nombre Mónica Vega, quien estaba embarazada de poco más de siete meses, descubrió durante una ecografía que su bebé de 37 semanas de gestación también estaba embarazada, porque albergaba en su interior a otro feto sin desarrollar. Este otro feto en el vientre de la beba aún no nacida tenía cordón umbilical y estaba rodeado de líquido amniótico. Esto motivó que los médicos actuaran de inmediato, provocando el parto de la mujer quien dio a luz a la pequeña Itzamara, quien a las pocas horas de vida fue sometida a una intervención quirúrgica para sacarle el feto, que era su hermano gemelo. Esta extraña alteración en el desarrollo embrionario recibe el nombre de “fetus in fetu” o “gemelo parásito”, y se trata de un fenómeno que se produce cuando los células que van a conformar a los hermanos gemelos no se dividen en el momento adecuado (la primera semana de gestación) y, entonces, los dos embriones crecen de manera asimétrica.

Te puede interesar...

“Dos gemelos se formaron de manera asimétrica y eso produjo un bebé que se desarrolló dentro del vientre de su hermana. Tenía extremidades desarrolladas pero no cerebro ni corazón”. Miguel Parro médico que hizo la cesárea

“Se formaron dos bebés, pero el feto que tenía la pequeña recién nacida no tenía ni cerebro ni corazón, aunque sí tenía desarrolladas las extremidades”, aseguró el cirujano Miguel Parro, quien fue el encargado de llevar a cabo la operación a Itzamara, que ya fue dada de alta y continúa su recuperación en su casa. El médico explicó que no se podía esperar a la semana 40 -fecha habitual de un parto natural- para el nacimiento de la pequeña, porque el hermanito dentro de ella seguía creciendo y podía ser peligroso para la salud de Itzamara. Si bien fue la mejor resolución posible, los que no estuvieron liberados de la angustia fueron los padres de Itzamara, Yamil y Mónica, quien 24 horas después de haber alumbrado a su hija, debió soportar el estrés de que a esta le realizasen una cesárea.

Esta alteración es tan infrecuente que se estima un caso cada un millón. Sin embargo, lo que convierte a Itzamara en un fenómeno único es que se haya descubierto al gemelo parásito en una etapa previa al nacimiento y la hayan operado con 24 horas de vida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído