Una nube de mal olor es la pesadilla de Confluencia

Los vecinos están hartos del hedor a cloacas con el que conviven.

Natalí Ruiz de Galarreta / ruizn@lmneuquen.com.ar

Vecinos del barrio Confluencia Urbana están divididos entre los que sufren el nauseabundo olor a cloacas “algunas noches” y los que no aguantan más la convivencia diaria con el hedor. Reclaman que la situación se da por las irregularidades que existen en las conexiones cloacales de la zona.

Giselle Gabilán, una comerciante de un almacén sobre las calles El Chocón y Saturnino Torres, precisó que hay días en que el olor es tan fuerte dentro de las casas que es insoportable y está “desde siempre” en las calles del barrio, por lo que se les hizo cosa común. “Ya ni nos damos cuenta, porque nos tuvimos que acostumbrar a vivir así. Pero es desagradable todo el tiempo”, describió.

En la esquina de Saturnino Torres y Lamarque, junto a un canal que hoy se encuentra tapado, confluye uno de los causantes: las cloacas desagotan en las bocas de tormentas que se encuentran en las calles, según lo que sostienen los vecinos. Así lo demuestran con fotos de cuando hicieron las conexiones, y al levantar las tapas para indicar por dónde las aguas se mezclan. Y precisaron que el problema se intensificó desde que pavimentaron.

Tras ser consultados, desde el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) indicaron que controlarán la zona para identificar el problema con exactitud, pero que sería raro que el olor se origine desde una conexión realizada por ellos. Según lo relevado desde el ente, los olores comenzaron luego de la pavimentación de esas calles, algo que “les es llamativo”. En caso de que sea así, el peso del problema recaería sobre el Municipio, que es quien ejecuta las obras del asfalto y de las conexiones pluviales, como lo son las bocas de tormenta.

p04-pieza-contaminacion-confluencia.jpg

Sin embargo, desde la Municipalidad lo desmienten. “Los malos olores y los problemas con las cloacas se originan en el hecho de que no existe red cloacal y el EPAS tampoco tiene previsto construirla porque argumenta tener otras prioridades”, aseguró el secretario de Obras Públicas, Guillermo Castejón.

Dijo que frente a esta situación, decidieron que con recursos municipales van a financiar también la construcción de la red cloacal y de un colector de refuerzo de 400 mm. “Es decir, primero vamos a hacer las redes de servicio que el EPAS no tiene planificadas y después vamos a hacer el asfalto”, adelantó.

Quejas

“Las cloacas están mal hechas. En mi esquina el caño está a contrapendiente, y constantemente los vecinos son los que tienen que intentar solucionando destapando”, señaló Vicente Mazzon, un vecino que vive sobre Lamarque.

Por las noches, y cuando hay días de lluvia o intenso calor, los vecinos afirman que la fetidez es insoportable. En la esquina de Darwin y El Bolsón por las noches suele sentirse el tufo. No es algo regular, pero cuando sucede, caminar por la calle, dijeron, da asco.

Las inundaciones con aguas servidas son tema común en Saturnino y Lamarque. Con las últimas lluvias del año pasado, algunos vecinos tuvieron que tapas las puertas con arena para contener a los efluentes de que entren en sus casas.

En algunas casas incluso tuvieron que levantar la altura de los pisos en el baño o hacer plataformas bajo los inodoros, ya que sostienen que las aguas negras suben y desbordan desde allí.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído