Una nueva droga para la falta de deseo sexual femenino

La bremelanotida, aprobada en Estados Unidos, es inyectable está indicada en mujeres premenopáusicas con trastorno del deseo sexual hipoactivo.

Casi cuatro años después del lanzamiento de una píldora, apodada popularmente como el “viagra femenino”, en Estados Unidos se aprobó una nueva opción farmacológica para tratar la falta del deseo sexual en las mujeres: bremelanotida, una droga que es inyectable y más efectiva.

La nueva medicina está diseñada, principalmente, para aquellas que sufren el trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) adquirido generalizado. “Este nuevo fármaco brinda otra opción de tratamiento seguro y eficaz contra esta afección”, aseguró Hylton V. Joffe, director del Centro de Evaluación de Medicamentos e Investigación de la División de Productos Óseos, Reproductivos y Urológicos de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos.

Te puede interesar...

La bremelanotida presenta varias diferencias con respecto a la flibanserina, la píldora aprobada en 2015: la forma de administración, ya que la nueva es inyectable, el mecanismo de acción y los resultados. “Son dos cosas totalmente distintas. La flibanserina trabaja sobre los receptores de serotonina y dopamina, es de toma diaria y tiene resultados controversiales. Esta droga (bremelanotida), a diferencia de la anterior, tiene mejor evidencia científica porque demostró tener resultados significativos para actuar sobre el deseo sexual femenino”, explicó Silvia Valente, jefa de Sexología Clínica de Ginecología del Hospital de Clínicas y presidenta de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana. La nueva droga activa los receptores de la melanocortina y mejora el deseo sexual, eliminando la angustia vinculada a su ausencia o disminución. “Va directamente al estímulo inconsciente, robusto y rápido, para que pueda ser descifrado como deseo. Tiene una acción totalmente diferente a la otra ya que no va a la motivación, va directamente al proceso de deseo, que es posterior a la motivación”, detalló la especialista.

El innovador fármaco se inyecta debajo de la piel del abdomen o el muslo 45 minutos antes del encuentro sexual. No se debe usar más de una dosis dentro de las 24 horas, ni más de ocho por mes. Los efectos secundarios más comunes son náuseas y vómitos, enrojecimiento, reacciones en el lugar de la inyección y dolor de cabeza. La autoridad reguladora estadounidense agregó que no debe utilizarse en mujeres con presión arterial alta no controlada ni en quienes tengan enfermedad cardiovascular conocida o alto riesgo de padecerla.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído