Vecinos festejan la llegada de una iglesia a Ticket

Será del culto evangélico y funcionará donde estaba el boliche.

Georgina Gonzales

gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Los vecinos del barrio Río Grande recibieron con alegría la noticia de la instalación de la iglesia evangélica Casa de las Naciones en lo que fue durante años el boliche bailable Ticket, que los hizo convivir entre botellas tiradas, calles orinadas y ruidos molestos hasta altas horas de la madrugada.

Las quejas de estos vecinos fueron reiteradas a lo largo de los años porque estaban cansados de soportar la música tan alta y el desfile de jóvenes por las calles próximas al boliche.

Te puede interesar...

Hace unos meses comenzó a correr el rumor de la instalación de un supermercado chino en el lugar. Pero a los pocos días se confirmó que el tradicional boliche se transformaría en un templo evangélico.

327 es la cantidad de iglesias pentecostales que existen en la ciudad.

“¡Ay, no sabés! Mucho más tranquilos”, no tardó en comentar Cristina, vecina desde hace 40 años del barrio Río Grande, ante la consulta de cómo había cambiado la zona. Contó que hace unos meses se enteraron que atrás quedarían los sufrimientos por los disturbios que se armaban en el barrio ya que el local ubicado en Olascoaga y Purmamarca no volvería a convertirse en boliche.

La mujer ya tiene sus hijos grandes, pero recordó que cuando eran adolescentes e iban a bailar a Ticket con cada grito que escuchaba salía corriendo pensando que era uno de sus hijos. “Estuve veinte años soportando los ruidos. Llamábamos a la Policía y traían el aparato para medir los volúmenes de la música y ellos la bajaban un rato, y luego cuando se iban, la volvían a subir”, describió la mujer, quien además describió que ahora no escuchan más ruidos que les perturben el descanso.

Otro vecino del barrio aseguró que en tiempos donde el boliche estaba abierto la avenida Olascoaga se convertía en un “hospedaje a cielo abierto”. “Uno se despertaba un domingo y si se te ocurría salir a caminar por el bulevar tenías que ir esquivando pibes dormidos entre los yuyos”, aseguró el vecino.

Embed

Con el tiempo los vecinos de la zona se acostumbraron a sortear latas de cerveza, a encontrarse jóvenes alcoholizados, esquivar las picadas de autos y las riñas callejeras. Todo eso se agudizaba en el verano, por lo que la llegada de la iglesia los hace entusiasmarse con un fin de año diferente.

La iglesia se trasladará de su actual lugar, en Bahía Blanca 935. Desde hace cinco meses, integrantes de la iglesia y profesionales están reacondicionando el espacio para trasladar todas sus actividades a lo que fue el centro nocturno.

Aunque la apertura del templo está planificada para el jueves 25, hace unos cinco meses que los integrantes de esta comunidad evangélica se reúnen en el nuevo espacio.

Ticket

El pastor de la iglesia, Omar Castro, también se mostró contento con el buen recibimiento de los vecinos de la zona, y aseguró que resguardarán los ruidos y la tranquilidad del espacio.

“Justamente elegimos este lugar porque estaba preparado para el sonido, tiene doble pared y cámara de aire. Igualmente estamos tomando nuevos recaudos en puertas y ventanas”, indicó el pastor.

Castro resaltó que el predio cuenta con tres cocheras, “por lo que habrá lugar de sobra para albergar a todos los integrantes de la iglesia sin molestar al resto”.

El subsecretario de Comercio, Gustavo Orlando, señaló que la iglesia deberá sacar una autorización únicamente para que el municipio verifique que estén todas las condiciones de seguridad.

La famosa pista de baile que durante años fue el espacio romántico donde cientos de jóvenes se conociero, se convertirá en unos días más en el escenario de pastores y fervorosos religiosos.

iglesia ticket.gif

“Salían del boliche y usaban nuestro camión como telo”

Pamela vive con su marido desde hace tres años en una casa ubicada a unos pocos metros de lo que fue el boliche Ticket.

La pareja es dueña de un camión que dejan estacionado sobre la calle San Antonio y que, según contaron a LM Neuquén, todos los fines de semana las parejas que salían del boliche lo usaban de telo.

“En épocas del boliche, vivir acá realmente era un infierno”, aseguró la mujer. Agregó que su marido dejaba el camión en la puerta de la casa, “y un par de veces nos rompieron la caja y como hay una cámara de seguridad nos enteramos que entraban y lo usaban de telo para mantener relaciones”.

La mujer comentó que después tomaron la decisión de dejar la caja del camión abierta para que por lo menos no les rompan el vehículo.

“La tranquilidad que se siente ahora es realmente muy diferente a lo que vivíamos antes cuando estaba el boliche. Ahora sólo pasan esas cosas cuando hacen la fiesta de la Confluencia”, aseguró la vecina.

LEÉ MÁS

Ticket es ahora una iglesia evangélica

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído