El clima en Neuquén

icon
Temp
83% Hum
La Mañana terapistas

"Vemos gente que se muere y la valentía del personal de salud"

El cardiólogo y especialista en clínica médica Pablo Courtade Iriarte advirtió que el sistema de salud debe apuntar a la formación de profesionales que puedan atender la alta complejidad.

“Estamos viendo cosas que no habíamos estudiado en los libros”, dice el cardiólogo y especialista en clínica médica Pablo Courtade Iriarte, en diálogo con LM Neuquén.

El médico, que realiza el seguimiento de los pacientes internados en terapia intensiva y sala de clínica, analizó la falta de especialistas para afrontar la emergencia sanitaria y la incidencia de la obesidad en los cuadros graves por COVID.

Te puede interesar...

Con las terapias intensivas al 100% y pacientes en guardia esperando una cama, se suma que, a pesar de las restricciones, no han disminuido los contagios. ¿Cómo analiza esta situación?

Creo que hay temas que no se hablan. Sabemos lo del colapso sanitaria, pero lo que no se ve es una respuesta del gobierno nacional a problemáticas que deberían ser abordadas en forma completa por diferentes actores.

¿Por ejemplo?

La solución no es solo que haya respiradores, porque con dinero un respirador se puede conseguir, el tema es el recurso humano, que es lo más difícil. Consiguiendo un respirador no termina la historia, porque si ese paciente conectado a una máquina que lo asista no está controlado por un experto, tiene una mortalidad altísima. La realidad es que faltan profesionales que puedan atender la alta complejidad. Faltan terapistas y kinesiólogos expertos en terapia intensiva.

ON - DOCTOR PABLO COURTADE (2).jpg

Esta pandemia desnudó esta falta de terapistas.

Dada la situación, no se aumentó en forma considerable el número de formadores. En Neuquén hay cuatro o cinco residencias para formar médicos terapistas, en Río Negro hay dos lugares. Pero esto no alcanza. Entonces, esta situación amerita tener soluciones inteligentes. Por ejemplo, formar terapistas que tengan otra especialidad al mismo tiempo, por ejemplo neumonólogos terapistas, médicos clínicos o generalistas que sepan desempeñarse en el área de terapia intensiva.

Cuando yo me formé como cardiólogo, manejar respiradores era una actividad más dentro de todas las que teníamos que aprender para poder hacer guardias en la terapia intensiva, donde había desde posoperatorios cardiovasculares a neurocirugías. La especialidad de terapia intensiva está en crisis por numerosos factores. Hay pocos especialistas y muchos de ellos no llegan a jubilarse en la especialidad, se retiran antes, “quemados” por el sistema.

¿Esta situación de falta de terapistas se repite en otros países del mundo?

En muchos países del mundo, por ejemplo, los terapistas tienen otra especialidad. Son neumonólogos y terapistas. Pueden pasar de la sala de terapia intensiva al consultorio y están capacitados para realizarlo en forma idónea. La especialización tiene que ser más completa. Tenemos que formar clínicos que se puedan desempeñar en todas las áreas, que puedan manejar un respirador.

En los hospitales hay clínicos manejando respiradores, y por más que le pongan la mejor de las intenciones, muchos de ellos no han tenido la suficiente capacitación para poder sacar adelante este tipo de pacientes. Esta no va a ser la última epidemia que vamos a tener, y para la próxima tenemos que estar mejor preparados.

Esta no va a ser la última epidemia que vamos a tener, y para la próxima tenemos que estar mejor preparados Esta no va a ser la última epidemia que vamos a tener, y para la próxima tenemos que estar mejor preparados

¿Por qué afirma que no va a ser la última?

Por lo que uno lee. La infectología va a ser la especialidad del futuro. La emergencia de nuevos virus producto de mutaciones va a seguir existiendo. Nosotros estamos viendo en esta pandemia la incidencia de la obesidad. Argentina es uno de los países de Latinoamérica que más obesos ha tenido con la pandemia.

Más obesos, más inflamados y, por lo tanto, más gente frágil desde el punto de vista inmunológico y con más posibilidades de infectarse con virus emergentes.

¿Se puede pronosticar que aparecerán otras nuevas mutaciones del virus, como es el caso de la cepa de Manaos o la del Reino Unido?

Por supuesto, por eso el sistema de salud tiene que estar preparado con soluciones inteligentes. De educación y formación de recursos para el futuro inmediato no tenemos respuesta del Gobierno.

ON - DOCTOR PABLO COURTADE (3).jpg

Como profesional de la salud, ¿qué sensaciones va teniendo ante esta realidad que vive desde hace más de un año y medio con la pandemia?

La sensación que tengo es de que estamos viendo cosas que no habíamos estudiado en los libros. Es un desafío de la historia. La historia del mundo ha tenido crisis, ha tenido epidemias, entonces nosotros tenemos la obligación de estar a la altura de las circunstancias.

Vemos mucha gente que se muere, y pese a la tristeza por estas muertes, uno es testigo de actos de valentía por parte del personal de salud. Me he emocionado hasta las lágrimas al ver médicos jóvenes, muchos de ellos ex alumnos de la facultad, que van de una habitación a la otra donde hay pacientes COVID y que no tienen miedo y salen con una sensación de felicidad porque están haciendo lo que aman. Eso es lo que me da orgullo y optimismo ante esta situación. Creo que las cosas pueden mejorar y es cuestión de que nos adaptemos a las circunstancias y seamos inteligentes para resolver.

El gobierno provincial tiene como objetivo llegar a julio con el 50% de la población vacunada con al menos la primera dosis. ¿Eso puede provocar algún tipo de relajamiento en los cuidados por parte de la población?

Creo que sí va a haber un relajamiento y va a costar aplanar la curva.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

69.565217391304% Me interesa
19.875776397516% Me gusta
3.1055900621118% Me da igual
4.9689440993789% Me aburre
2.4844720496894% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario