Visitas con mala suerte

De aquellas tres visitas al Presidente de la Nación, sólo una no tuvo respuesta como la que reclamaban.

Es creer o reventar, como dice el dicho. Pudo haber sido casualidad, los caprichos del destino, pero las coincidencias son realmente increíbles.

Las tres veces que un grupo de neuquinos entrevistó a un presidente de la Nación, cuando el territorio todavía no era una provincia, su mandato terminó con un abrupto golpe de Estado.

Te puede interesar...

La primera vez fue en 1930, cuando una comisión de agricultores del Valle se entrevistó con Hipólito Yrigoyen para pedirle que por favor agilizara las obras de desagüe del regadío para quienes vivían de la tierra.

Los reclamos de aquellos colonos tuvieron su efecto. Aunque el primer mandatario cayó por un golpe de Estado, alcanzó a dar las directivas para que el ingeniero Nicolás Salvatori desembarcara en Neuquén y pusiera en marcha la obra.

La segunda entrevista entre un presidente y un grupo de neuquinos tuvo lugar en 1943. Esta vez fueron chosmalenses los que acordaron un encuentro con Ramón Castillo para solicitarle la construcción de un puente sobre el río Neuquén para dicha localidad. Sin embargo, la audiencia en la que debían reunirse con el mandatario tuvo que suspenderse por otro golpe de Estado, el 4 de junio de ese año.

Una tercera y última audiencia fue la que concedió el presidente Juan Domingo Perón, el 23 de abril de 1955, cuando un grupo de neuquinos le pidió personalmente la provincialización de Neuquén. Perón los recibió y les prometió que antes de que regresaran al territorio el proyecto de ley sería elevado al Congreso, algo que efectivamente ocurrió. Sin embargo, el destino volvería a jugar otra mala pasada. Cinco meses después, Perón sería derrocado por un golpe de Estado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído