Vivir en riesgo, el drama de quienes rodean los canales

Los vecinos dicen estar hartos y preocupados ante posibles enfermedades.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
"Por acá va a seguir corriendo mierda", se enoja Carlos Sánchez. Hace diez años que vive en el barrio Héroes de Malvinas, sobre la calle Necochea, y es uno de los tantos neuquinos que se ve obligado a convivir con los canales "contaminados" que atraviesan la ciudad.

Bajo el sol inclemente del mediodía, Carlos observa una retroexcavadora que está desnivelando el canal para evitar que el agua se estanque. Le molesta saber que la máquina es de la Municipalidad y la están pagando todos los vecinos. "Esto es una macana que se mandó el EPAS, y ellos tendrían que solucionarlo", acusa.

Aunque están haciendo obras por una medida cautelar que impuso el Juzgado Nº4 al EPAS y a la Municipalidad, los vecinos aún reclaman el entubado. "Limpiaron algunas partes pero, como tienen conexiones clandestinas, el canal se vuelve a ensuciar", se indigna Carlos.

Durán Con el calor, los vecinos dicen que crece el olor y los mosquitos son una preocupación.

En la esquina de Cruzelles y Necochea, un caño vuelca un líquido oscuro en forma constante sobre el canal. Alguien, en un intento burdo por ocultar su mala acción, volcó unas camionadas de arena para que la gente no se acerque a la orilla a ver la causa constante del mal olor.

"Cuando desborda la red troncal, se rebalsa toda la red cloacal interna de las casas: el inodoro, la cámara séptica", describe Luis, a la sombra de una parra en la esquina de Italia y Necochea. Su casa siempre se inunda cuando rebalsa el canal, por lo que tuvo que comenzar a construir válvulas de contención.

Su madre, Isabel, ya está cansada. "No podemos vivir así; el olor es insoportable", bufa. Para ella, el fundamento de ese canal era el riego de las chacras y ahora, con el avance de la urbanización, ese curso de agua no tiene razón de ser.

Una mariposa blanca revolotea sobre el canal, como ignorando el olor nauseabundo, y embellece un paisaje ruin. Carlos aún recuerda sus viejas fotos: "Con mi nena tenemos algunas pescando mojarritas acá". Ahora, unos animales cambiaron por otros. Las nutrias y los peces se fueron para darles paso a las ratas, las cucarachas y los mosquitos.
Carlos se encarga de representar a los vecinos en una lucha infatigable por el entubado del canal.

"El olor es lo de menos, ya estamos acostumbrados", dice y levanta sus cejas pobladas.

Aunque no puede ofrecer certificados concretos, reconoce que el principal problema de la contaminación del cauce es cómo éste afecta a la salud de los que viven cerca y de los transeúntes que frecuentan el lugar. "Tenemos muchos chicos con problemas respiratorios y está probado que también causa enfermedades en la piel", indica.

Sobre el arroyo Durán, lo más preocupante son el olor y los mosquitos. Silvia muestra sus brazos plagados de ronchas rojizas. "Tenés que tener todo cerrado en invierno y en verano porque se te llena la casa de olor y de bichos", se molesta.

Silvia vive en la misma esquina desde hace 28 años y, según ella, antes el arroyo era mucho más limpio. "No han hecho obras, sólo ese puente para cruzar", aclara.

Sentados a orillas del arroyo, sobre la calle Gatica, los jóvenes del barrio compiten contando anécdotas sobre la basura. "Ahora tiraron un sillón viejo", relata uno. "Yo vi un chancho muerto una vez", agrega otro. Aunque reconocen que ahora funciona un bote que va recolectando los deshechos, el canal sigue siendo un foco de suciedad y reproducción de mosquitos.

Los vecinos parecen haberse acostumbrado a la convivencia cotidiana con la causa de su malestar y sus enfermedades. Ya no piensan en ellos: les preocupa que toda el agua contaminada de los canales confluye más tarde en el río.

TRES PREGUNTAS A...

Horacio Ciavatti
Médico generalista, Neuquén

1. ¿Cuáles son las principales enfermedades que podrían sufrir quienes viven cerca de los arroyos y canales contaminados?
El principal problema que trae es la diarrea porque, aunque no la consumamos, cuando nos bañamos o lavamos las cosas el agua contaminada nos afecta. Además, puede traer otros problemas como hepatitis, Escherichia coli, síndrome hurémico hemolítico y las enfermedades que se transmiten a través de los alimentos.

2. ¿Cómo se puede evitar ser afectado por ese tipo de enfermedades?
Lo más importante es no tomar el agua contaminada; siempre hay que proveerse de agua potable. Además, es fundamental mantener la higiene. No basta con lavarnos nosotros, tenemos que lavar también todo el ámbito en el que vivimos. Los seres humanos somos grandes productores de basura y es importante que haya recolección para que no nos afecte.

3 ¿Reciben muchas consultas de personas afectadas por la contaminación?
Hemos recibido consultas y, aunque hay varios casos, por fortuna el número es menor al del año pasado. Tuvimos unos 10 mil casos de diarreas en la región metropolitana, pero no está determinado que todos ellos sean por vivir cerca de aguas contaminadas. Según nuestras estadísticas, hay mayor cantidad de afectados por virus que por bacterias.

La historia de Soledad y una rata

NEUQUÉN
Un dolor intenso en el dedo despertó a Soledad de su sueño profundo. A pesar de la oscuridad de su casa, notó algo que le pesaba sobre el abdomen y no era otra cosa que la causa de su dolor.

Una rata la miró, justo un momento antes de escaparse con rapidez.

"Por eso los traje", contó y señaló dos gatos diminutos que maullaban a sus pies. La joven vive sola en una casilla de madera a orillas del canal Villa María, en el barrio Confluencia, donde se acumula una gran cantidad de deshechos.

"Los chicos del barrio juegan entre la basura y yo los reto porque me da miedo que se caigan al canal", explicó. Soledad no querría tener que tirarse a rescatarlos, en un cauce donde descansan botellas vacías, restos de muebles rotos y hasta el esqueleto de una bicicleta.

Los chicos son los más perjudicados. Los sobrinos de Soledad sufren problemas respiratorios: Benjamín tiene broncoespasmos y Chiara, principio de asma. "No sé si tiene que ver, pero viven acá en la orilla", indicó la chica.

"Antes todos tiraban la basura en el canal, pero ahora pasa el camión tres veces por semana", dijo la joven y remarcó, orgullosa, que ella junta sus deshechos en una bolsa de nylon.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído